No siempre vivimos lo que queremos pero siempre experimentamos lo que necesitamos. Por ello quiero despedir este 2020 con gratitud por todo lo aprendido.
El ser humano, por naturaleza, tiende a valorar lo que tiene cuando lo ha perdido. Este año, con la pandemia, hemos comprendido que lo que más valor tiene no se compra con dinero y que la mejor medicina es el calor de un abrazo.
Que la vida y la muerte van de la mano y que cuando no podemos cambiar una situación, siempre tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.
Nos ha obligado a tomar como ejemplo a los más pequeños quienes con su sabiduría nos han enseñado a adaptarnos a las circunstancias con confianza y sin perder la sonrisa.
Este 2020 nos ha enfrentado a nuestros mayores miedos y al hacerlo hemos salido fortalecidos. Nos han privado de cosas; sin embargo, hemos descubierto que nuestra mayor libertad es la libertad de elegir nuestra actitud.
Muchos, en la soledad hemos aprendido a ser nuestra mejor compañía y a habitarnos interiormente.
Lo único que tenenos en nuestras manos es el momento presente, asi que este 2021 te deseo que vivas intensamente cada momento que la vida tiene para ti. Disfruta de los momentos buenos y aprende y crece con los turbulentos. Respira, ama, disfruta de cada instante porque al final de tu vida lo que te vas a llevar es la cantidad de amor y de momentos que has vivido, compartido y disfrutado. Nadie sabe en qué estación tendremos que bajarnos pero lo que la vida nos pide que aprendamos es a disfrutar del trayecto como cuando éramos niños✨
Pilar Pera

dph

4 Comentarios

  1. Solo Dios es el dueño de la vida y nos ha hecho sociables. El nuevo orden mundial nos impide ser verdaderamente humanos, cuando la humanidad despierte y se de cuenta del gran engaño del siglo ya será demasiado tarde, se habrán convertido en esclavos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here