Expertos dieron a conocer que una de las consecuencias del contagio del virus son los problemas en el vigor sexual.

Si de por sí el contagio de COVID-19 representa ya un riesgo fatal para un paciente, las secuelas que el mismo puede dejar luego de la recuperación son igual de preocupantes. La persona que ha superado la enfermedad no solo deberá enfrentar consecuencias como problemas respiratorios, pérdida del gusto o confusión mental, sino que, en caso de ser varones, experimentar problemas de erección y vigor sexual. Muchos especialistas ya intentan determinar si este es uniforme para todo tipo de personas y cuáles son los tratamientos por los que se puede optar en cada caso.

DPH

Así es, expertos en Estados Unidos e Italia dieron a conocer que la disfunción eréctil es una de las secuelas a largo plazo más temidas para aquellos que han sorteado el coronavirus. Dena Grayson, médica especialista, explicó que el virus termina causando problemas en los vasos sanguíneos y, por ende, en la circulación. En contraposición, padecer desde antes problemas de erección puede ser un factor preponderante para sufrir una neumonía luego de haber superado el COVID-19. Lo peor es que el caso de la disfunción eréctil puede darse a largo plazo o, incluso, como una consecuencia para toda la vida.

Es por ello que diversos médicos recomiendan tratar cualquier problema referido a las dificultades de erección antes y/o después de contraer el virus. Para ello se emplean diferentes tratamientos, aunque considerando la premura y el riesgo latente de contraer el virus, son preferibles productos de alta efectiva como Collosel, el cual tiene como ventaja ser producido a partir de extractos naturales, no requerir receta médica para su adquisición y que su aplicación se realiza de forma local, sin necesidad de ninguna inyección o ingesta de pastillas. Este gel se encarga de relajar el músculo liso de los cuerpos cavernosos al actuar directamente frente a los vasos sanguíneos. Es así que se produce una erección más firme y prolongada desde el inicio de este sencillo tratamiento.

La preocupación en los especialistas por esta consecuencia en particular se debe a que el COVID-19 termina causando daños en los sistemas respiratorio y vascular.  Específicamente el virus daña las paredes internas de los vasos sanguíneos, conocidas como endotelio, las cuales también se encuentran, por supuesto, en el pene. El ataque deriva en pequeños coágulos los vasos sanguíneos que impiden el normal tránsito de la sangre. Los especialistas recomiendan, además, que las personas mantengan una buena alimentación, tratando de evitar las grasas y el colesterol, factores que también terminan incidiendo en este problema.

De igual modo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda a los ciudadanos reforzar las medidas de seguridad sanitarias con la finalidad de evitar contraer el virus. Si bien los estudios todavía no son determinantes y el daño a nivel del desempeño sexual puede varias entre las personas, lo esencial es no ser contagiado y, penosamente, descubrir cuáles son las consecuencias que este puede tener en nosotros. Grayson señala:  “Mientras va pasando el tiempo y es cada vez mayor el número de personas que se contagian con el coronavirus, lamentablemente empezaremos a ver cuáles son, a ciencia cierta, las consecuencias dañinas de este mal”.

Sal de Ronda
GOB ARAGON surge
SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here