PATROCINIO BODEGA

Quisiera comenzar este texto con la viveza del rojo, apartándome del fatídico reflejo que nos lanza el gris. Quisiera paladear sin temores, saborear sin el tibio destello de la realidad de fondo. Quisiera, en definitiva, quebrar la desdicha que nos cerca con un brindis por la vida. Quisiera hacerlo, y lo voy a hacer.

Levanta tu copa junto a mí. ¡Por tantas cosas que nos quedan por vivir!

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Ahora, posa la copa, no muy lejos, y abre un libro. «Señora de rojo sobre fondo gris». Delibes. Ay, Delibes, qué sabe poner vida hasta en el suspiro.

Acompaño esta lectura de un vino serio, Merlot-Merlot de ENATE, como la lectura que os propongo. Ambos, caldo y palabras, dejan un final de boca  muy persistente y nos brindan toques de tinta china y cuero. Maridaje perfecto.

Un vino exuberante para una obra exuberante.

Señora de rojo sobre fondo gris es, para mí, la mejor obra de Miguel Delibes. La luz en la sombra. La claridad en la niebla. Esta obra, que el autor dedica a su mujer, Ángeles De Castro, es mucho más que un canto al amor. Es la exaltación, el fervor, el apego, la adoración. Es el reconocimiento de un “yo sin ti soy la mitad”.

Un pintor que pierde la inspiración es quien narra, en un emotivo monólogo, el inevitable avance de la enfermedad. Él, amigo íntimo de la fatalidad, ella, abrazada al optimismo, y el cuadro que muestra a una señora de rojo, ella, sobre fondo gris, pintado por otro, nos marcan el camino para una de las obras más bonitas que puedes leer. La pasión de Delibes al narrar los últimos días de su mujer te cautiva.

Miguel Delibes, como nuestro Enate de hoy, nos presenta un amplio y complejo abanico aromático en el que se combinan de forma armoniosa los recuerdos (de las frutas rojas, las notas balsámicas y especiadas (eucalipto, clavo) junto con los característicos aromas de orejones y los matices de cacao y torrefacción aportados por la barrica).

          Miguel Delibes, como nuestro Enate de hoy, nos invita a poner una sonrisa en medio del desaliento, a dejar caer lágrimas por la esperanza, a buscar el camino de baldosas rojas, sobre fondo gris, que te lleva hacia la ilusión.

A través de los recuerdos nos construye, con su buen hacer habitual, el retrato de una mujer de personalidad incomparable. De menos a más, el calor del abrazo crece poco a poco. Y el lector, que sabe desde el principio que la muerte es inevitable, lee con la esperanza de una cura. Ay, Delibes, que sabe poner vida hasta en el suspiro.

Dice el elaborador del Enate Merlot que es un vino que derrocha exuberancia y que va directo a los sentidos. La contundencia del nombre también va en consonancia con el poderío que enseña en su paso por boca, y yo le robo sus palabras y os digo que Señora de rojo sobre fondo gris es un libro que derrocha exuberancia y va directo a los sentidos, dejando Miguel Delibes el poderío en boca de quien le lee.

Cojamos nuestras copas, alcémosla y hagamos, todos juntos, un brindis por la esperanza. Vistámonos de rojo para alegrar este fondo gris.

¡Va por ti!

 

VARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here