Varios

Una de las consecuencias que ha traído el uso de dispositivos móviles y de ordenadores, sobre todo desde que el teletrabajo se impuso, ha sido la sequedad ocular.

El hecho de estar constantemente mirando la luz de los dispositivos ha hecho que cada vez, curiosamente, se pestañee menos para fijar la vista, lo que hace que, si se suma a que cada vez se pasa más tiempo en casa, el ojo tienda a lubricarse menos.

DPH

¿Cuáles son las consecuencias de esto? Ojo irritado, dolor ocular, vista cansada, vista borrosa e incluso, con el tiempo, pérdida de agudeza visual e incremento de la graduación.

Aunque la mayoría de los casos no son graves y se solucionan con hidratación en forma de lágrimas y un entrenamiento en el parpadeo, no está de más poner alarmas que hagan que la vista descanse y mire al infinito cada diez minutos, aunque solo sea unos segundos.

Pero no solo esto ha sido uno de los principales cambios. El uso de mascarilla ha llevado a muchos usuarios de gafas a dar el salto a las lentillas y han buscado lentes de contacto a buen precio, incluso diarias, para poder salvar esos días en los que es necesario estar tiempo en la calle con la incomodidad que supondría ir con las gafas empañadas. Además, es la solución perfecta para protegerse con unas gafas de sol del UV del exterior sin necesidad de graduar este tipo de gafas. Sobre todo, que hoy en día las lentillas se pueden comprar online en varios sitios, la tienda Vision Direct siendo uno de ellos.

4 consejos para evitar el ojo seco

  1. El primero pasa por descansar la vista cada cierto tiempo. Es necesario, se lleven lentillas o no, que la vista descanse mirando hacia puntos lejanos cada cierto tiempo. Eso, ayudado de una conciencia en el parpadeo, es vital.
  2. Ponerse pantallas protectoras en los dispositivos móviles y en los ordenadores también es importante ya que mejora la incidencia de luz y también evita trastornos relacionados con el sueño. La explicación real es que la melatonina se ve afectada por la emisión de luz azul, con lo que se recomendaría protegerse para evitar problemas en la conciliación del sueño reparador.
  3. Lágrimas artificiales: cada vez hay más productos con, entre otros componentes, ácido hialurónico que hidratan el ojo para mejorar su lubricación y la del lacrimal. Esto beneficia mucho cuando se pasan muchas horas delante de pantallas.
  4. Dedicar un tiempo al día en estar al aire libre. Eso sí, con protección para evitar los rayos UV. Unas gafas de sol son vitales incluso en días nublados y entretiempo para proteger la salud ocular.

A todo esto, habría que sumar las pertinentes revisiones en centros especializados y con oftalmólogos que vayan valorando las necesidades en caso de que la visión requiera de tratamiento bien con gafa o con lente de contacto. De hecho, es una de las reivindicaciones de los profesionales que abogan por incluir este tipo de servicios a través de la propia sanidad pública ya que se asume que hay millones de personas con problemas de vista que ni están diagnosticados ni tratados.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here