Pedro Soalana antes de ascender El Castor.

Después de un año 2020 oscuro y maléfico, después de cuatro olas de pandemia  en Aragón, tan devastadoras como deprimentes, por fin parece que escampa y  estamos con ansias de rejuvenecer, de renovarnos y de superar el mal fario. Poco a poco  nos subimos la autoestima con noticias cada vez más buenas. Hace dos semanas regresaban los bienes a Barbastro. El miércoles ganaba la carrasca de Lecina su título europeo. La tasa de contagios ha bajado tanto que los de Zaragoza ya pueden venir  a visitarnos…

Este invierno ha sido muy duro para la montaña oscense, concretamente en el sector de la hostelería y la nieve. La última noticia negativa fue la decisión de Aramón de renunciar a la temporada. Sólo Astún permaneció abierta. También las estaciones de esquí de fondo supieron aprovechar el tirón de un deporte que está en auge.

SUSCRIPCION
Jorge García Dinhix en la semana del esquí. MAB.

Pero amigos, si hay un deporte que ha sobrevivido a la pandemia, éste ha sido el esquí de montaña.  Aún en los peores momentos, tras abrirse el confinamiento, los jóvenes esquiadores de Montañeros de Aragón de Barbastro  visitaron valles y cimas que en su inmensidad y belleza garantizaban la seguridad de una práctica deportiva lejos de la masificación y abierta a múltiples opciones.

El club ha permanecido cerrado y mucha gente ha salido por su cuenta, pero como desde hace unos días no dejan de surgir buenas noticias, desde MAB nos han  propuesto una Semana del Esquí de Montaña. Han sido dos jornadas de charlas sobre este deporte tan técnico y arriesgado, pero que atrae desde hace cincuenta años a quienes amamos la montaña más natural y salvaje. Sí, sin duda la montaña en invierno es para muchos el mejor escenario para disfrutar de nuestro deporte.

Jorge García, presentado por Jairo Lanau al comienzo de su charla. MAB.

Estas dos charlas, a través de imágenes reveladoras y del coloquio amigable han atraído a muchísimos jóvenes de toda la parte oriental de nuestra provincia. La sección de esquí de montaña ha querido sustituir cursos y cronoescaladas suspendidas por buenos conferenciantes subidos a un escenario para poner en común los detalles a tener en cuenta a la hora de calzarse los esquís.

En los tiempos que vivimos estamos muy acostumbrados a observar con detenimiento los protocolos que se han planteado y éstos rigen nuestro día a día.

También en la montaña se estudian protocolos diversos.

Jordi Tosas en la semana del esquí. MAB.

Como el principal objetivo es la seguridad, Jorge García Dinhix dedicó toda la jornada del martes a desentrañar los misterios de la nieve y el riesgo  de las avalanchas.

El coloquio propuesto hoy jueves por Jordi Tosas ha acercado y conectado aún más al auditorio repleto con la EMOCIÓN que transmitía el bueno de Jordi mientras hablaba y explicaba sus increíbles descensos en el Himalaya.

Rescate de un alud.

En este deporte hay varios  protocolos a observar. El primero y más importante es el del autorrescate de víctimas de avalancha con aparatos detectores ARVA  y el uso de  sonda y pala.

El segundo sería la construcción de camillas de fortuna para evacuar a un compañero herido en una caída.

Y el tercero sería la construcción de abrigos en la nieve, bien excavando cuevas, bien erigiendo  igloos pero siempre con el objetivo de protegerse en caso de tener que pasar una noche fría en medio de la nieve.

Subiendo a Cotiella por el valle y las agujas de Lavasar.

Digo esto porque  personalmente he tenido que aplicar estos tres protocolos al haber sufrido episodios adversos mientras disfrutaba  de este deporte. Gracias a  las prácticas de los cursillos de iniciación se puede salir adelante en cualquier situación y por eso  dependemos o deberíamos depender de nosotros mismos para dar solución rápida a cualquier contratiempo.

La mejor compañía es siempre recomendable. La solidaridad del grupo se basa en ir provistos de todo el material  y de saber usarlo siempre que surjan los problemas.

Y tras estudiar bien las condiciones de la montaña, ya no hay más que gozar de bellos ascensos y de reposados o vertiginosos descensos por nieve virgen siempre a gusto de cada cual.

Rejuvenecer entre montañas es  disfrutar con sensatez  de sus paisajes y cumbres. Como decía hoy Tosas, los descensos con esquís nos hacen renacer sensaciones que ya vivimos en la niñez en juegos, corriendo o bajando toboganes. Si la felicidad es sentirte a gusto en determinadas situaciones, el esquí de montaña  a mí, al menos, me hizo muy feliz.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here