La presidenta de Madrid.
Mujer Rural

Hoy me he enterado (La Voz de Asturias) de que dentro de poco se va a poner en peaje a toda la red de autopistas. Algunos técnicos de carreteras han reclamado, incluso, que eso puede ser insuficiente y que otras carreteras nacionales o comarcales deberían seguir la misma suerte.

Lo de las autovías ya lo ha incluido el gobierno en su programa de reformas para acogerse a las ayudas europeas, ya saben, esas que no llegan nunca.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Todo se justifica para conseguir el adecuado mantenimiento de la red viaria, que no lo duden será objeto de la oportuna concesión a las constructoras nacionales que llevando viviendo desde hace años del presupuesto público, mediante obras innecesarias, sobrecostes, ampliaciones o modificados y demás chollos con el visto bueno de muchos políticos y otros funcionarios públicos.

¿Que quiénes son esas constructoras? Todo el mundo lo sabe : OHL, Ferrovial, FCC y las de siempre.

Y mientras nos quieren distraer con el nuevo circo electoral madrileño, sigue la ley mordaza  sin derogarse, la reforma laboral tampoco, los Jordis siguen en la cárcel ( ni siquiera el indulto ni el tercer grado), las viviendas sociales de alquiler ni están ni se las espera en el programa de ninguna fuerza parlamentaria, las listas de espera  en sanidad aumentan y aumentan, miles de ancianos han fallecido en residencias ( sobre todo en la comunidad de Madrid) sin derecho a ser trasladados al hospital, el sueldo es cada vez escaso, el empleo cuando lo hay, precario, y la gran banca, esa que le cruje a comisiones, se dispone a poner en la calle más de 15.000 empleados con prejubilaciones que pagaremos todos ( todos los que pagamos claro, porque las grandes fortunas no pagan nada o casi nada). La lista de agravios completa sería interminable.

De un lado actúan en el circo madrileño (da igual el PP que Vox, pues son intercambiables) unos energúmenos persiguiendo comunistas que no existen. Lo gracioso es que lo hacen al grito de libertad, cuando más del 80% de ellos, de sus votantes ( me refiero a Madrid) son el mayor enemigo de la mencionada libertad : franquistas de herencia todos ellos, beneficiados en privilegios de aquel régimen sus padres o abuelos, cuando no otros descaradamente fascistas con camisa azul o simpatías neonazis.

Del otro lado se encuentran los que hace tiempo dejaron de ser comunistas o socialistas, para arrimarse al poder, al verdadero poder (ese que gana todas las elecciones sin presentarse a las elecciones) y sacar alguna ventaja política o participar en los consejos y asesorías de esos que ya saben, los que ganan todas las elecciones.

Unos y otros se dicen de todo, se insultan y piden la movilización de sus respetivos electorados. Pero me da la impresión que si los votantes de la derecha energúmena saben perfectamente a quién votan y a quién sin duda ni disimulo va a garantizarles sus privilegios, los otros votantes, los de los barrios más humildes de Madrid, no lo tienen tan claro y a lo mejor se quedan en casa, al menos una cuota muy importante.

Se temen dicen, que si ganan » los suyos» les vuelvan a tomar el pelo otra vez como ya hiciera la » progré» Carmena. Ya saben esa señora que invocaba a los «madrileños, madrileñas y madrileñes» desde el balcón electoral al lado de la bandera aro iris, pero a continuación dejó de hacer en todo su mandato apenas vivienda social de alquiler, descartó el banco público municipal prometido y aprobó el pelotazo urbanístico a favor de los de siempre, llamado la operación Chamartín.

Con Carmena en el ayuntamiento, todo fueron luchas identitarias, LGTBI, Trans, Queer, feminismo posmoderno, que no la lucha a favor de la mujer trabajadora, ( algo ausente en la mentalidad pijo progre de la señora Carmena), y sin embargo derechos sociales, habitacionales o barriales de los madrileños, pocos o ninguno. Los precios del alquiler prohibitivos y los jóvenes sin poder independizarse en casa con sus padres, por no citar a las colas del hambre.

La gente ya está harta de tanto camelo. La gente ya sabe que en lo de las autovías y carreteras que les narraba al comienzo de este artículo, todos los payasos del circo estarán de acuerdo.

A una parte del electorado que ya no puede estar peor, el resultado electoral le da igual. La abstención puede perjudicar a los oponentes ( no me atrevo a llamarles izquierda) a la señora Ayuso.

El nudo gordiano es el régimen del 78. Y a éste todos los payasos del circo ni se atreven a tocarlo.

PD.- En cuanto a Madrid, la propia capital es ya desde hace tiempo un problema. Un cáncer para España. Recomiendo mi reciente articulo en este mismo blog titulado : ¿ Y si el problema de España fuera Madrid?

La quenosvieneencima.blogspot.com

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here