Laura, ¿qué  llamó más tu atención a la llegada?

Desde más jovencita siempre quise conocer diferentes lugares y siempre me gustó viajar, cuando tuve la oportunidad de irme a vivir a Holanda no me lo pensé, dejé mi trabajo en Barcelona y me embarqué en una nueva aventura. La primera vez que visité Amsterdam y Haarlem, me quedé enamorada de sus paisajes, de sus canales hasta de sus clima que aunque más frio con días más nublados y semanas enteras lloviendo tenía un encanto especial para mí.

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

¿Te costó habituarte a la vida en Holanda?  ¿Hay algo aún hoy en día a lo que no acabas de acostumbrarte?

Realmente  no me costó adaptarme, soy una persona muy abierta y flexible en ese sentido, la gente es muy agradable y especialmente en ciudades como Amsterdam con muchos turistas y expats (nombre dirigido a los muchos jóvenes que en busca de un futuro mejor vienen a vivir y a trabajar a un país que no es el suyo).  Por otro lado, los holandeses hablan generalmente muy bien el Inglés, incluso la gente mayor, lo que sorprende mucho y además tienen una relación muy buena con la cultura latina, por lo que siempre me he sentido acogida y creo que no hay nada a lo que no he llegado a  acostumbrarme, ah bueno sí, cuando alguien cumple años felicitas también a sus padres, hermanos, etc…es algo a lo que aun no he podido acostumbrarme (risas).

¿Tu día a día es parecido al que llevarías en España?

Más o menos, siempre tengo la sensación que los días son más cortos porque la gente va a dormirse mucho más pronto que en España. También hacen una pausa de máximo 30 minutos para comer alrededor de las 12:00 lo que hace que la jornada laboral pueda acabar antes, y la gente pueda estar en casa a tiempo para cenar alrededor de las 18:00.

En cuanto a la comida ¿Hay similitudes con la española?

La verdad es que no, si bien es cierto que tienen platos tradicionales como el “stamppot”, un puré de patata y verdura acompañado por un trozo de “rookworst” (salchicha ahumada), la famosa “erwtensoep”, una sopa densa hecha con guisantes  perfecta para días de invierno o el riquísimo “Kibbeling” un pescado frito que la gente come en la calle y en cualquier momento. Por lo demás les encanta la comida asiática y son mucho de snacks como las “bitterballen” unas croquetas de carne frita que no sólo puedes encontrarles en restaurantes sino también en máquinas dispensadoras.

¿Cómo son los holandeses?

Los holandeses son disciplinados y muy respetuosos y al mismo tiempo les gusta mucho ir a su aire, así que no les vayas a organizar mucho o cambiar los planes, porque a ellos no les gusta la improvisación y  prefieren ceñirse a lo que ya habían planeado. Son muy serios con las citas y muy puntuales. Les encanta los planes y la organización.

¿Alguna costumbre que realmente te sorprendió? ¿Curiosidades del lugar? ¿Qué tal llevas el idioma?

Al principio me sorprendió que el medio más importante fuera la bicicleta, ver a un ejecutivo en traje y corbata yendo a trabajar en bici es difícil de olvidar (risas).

Por ejemplo, algo más sorprendente es que los abuelos no tienen una costumbre de cuidar de sus nietos, quiero decir en el sentido español de todos los días y a cualquier hora,  aceptan normalmente un día a la semana si tienes suerte (risas) pero siempre están si los necesitas…los abuelos tienen una vida muy activa, tienen sus propios planes y no se quedan en casa.

Alguna curiosidad es que existen esas tiendas de segunda mano llamadas “kringloopwinkels” un concepto muy tradicional y muy bien visto es adquirir cosas de segunda mano.

El idioma es parecido al alemán y parece complicado pero con el paso de los años lo puedes hablar sin problema. Mis palabras favoritas son “lekker” algo rico y “gezellig” que se utiliza cuando te los has pasado muy bien o un cuando un sitio es acogedor.

¿Qué concepción tienen de los españoles?

Piensan que son muy abiertos y habladores  a veces hacen bromas sobre el “mañana, mañana”, porque saben que los españoles tienen facilidad para posponer cosas, esto se debe a que los holandeses no encontrarían ninguna excusa para no hacerlo en ese mismo momento.

Su sistema educativo, la sanidad,…  ¿Qué tal están?

La sanidad es privada y funciona muy bien pero creo que los costes individuales son más elevados que en España ya que la Seguridad Social beneficia más al ciudadano. Hace muchos años aquí también existía la Seguridad Social pero todo fue privatizado para al parecer crear un sistema más práctico y efectivo.

El sistema educativo es bastante diferente, el colegio empieza a los 4 años y antes de esa edad lo más importante es el juego libre. A partir de los 5 años son muy estrictos y las ausencias escolares tienen que estar muy justificadas y aprobadas por un funcionario (externo al colegio). Por ejemplo, no se puede faltar a clase fuera de las vacaciones estipuladas en el calendario escolar ya que puedes recibir una multa.

A partir de los 12 años la educación se divide en 3 niveles: “mbo” dirigido para trabajar en un futuro en un oficio, “hbo” un nivel un poco más alto y el “wo” para estudiar en la universidad. El sistema es flexible y me parece de gran acierto ya que agrupa a sus estudiantes según su rendimiento en base a sus resultados y siempre en consenso entre el tutor y los padres.

Los estudios universitarios son pagados por el propio estudiante que recibe un préstamo especial bancario, que el estudiante irá devolviendo a lo largo de los años.

¿Tienen los holandeses implicación política en su día a día, hablan de política?

Sí, a los holandeses les gusta mucho la política, es una de las cosas que más les gusta debatir, comparten sus opiniones abiertamente y no tienen reparo en esconder su preferencia política.

¿Qué echarías más de menos si dejaras Uitgeest?

Hace 5 años nos mudamos de Amsterdam a Uitgeest, para poder tener una vida más tranquila y una vivienda mejor, típica casa holandesa con jardín de dos o tres plantas donde poder tener más espacio, si dejara Uitgeest, echaría de menos esos paisajes llanos infinitos, esos prados con sus vacas, ovejas, caballos…los canales con sus cisnes…los “wandelingen” paseos diarios que la gente hace en el bosque, en la playa o en las dunas…y por supuesto la bicicleta!.

Y de España, ¿qué es lo que más añoras de nuestro país?

De España añoro muchas cosas, por supuesto a mi familia, pero después de tantos años viviendo fuera,  echo mucho de menos ese solecito que brilla cada día, la comida en general y en especial la de mi madre, un poco ese bullicio y esa vida de estar más fuera que dentro de casa junto esa improvisación en el día a día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here