Mar.

Dedicado a las mujeres de casa Colasa, a las que son y a las que fueron.

Siempre fuertes, inquebrantables y valientes.

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

A la abuela Nicolasa, siempre en nuestro recuerdo

Me deziban Siña Colasa y bine tal mundo ra Nochegüena de 1897. He teniu una bida larga, con ratetes güenos anque he pasau muchismos bituperios. De tot salié, mal que bien. Pero asinas ye ra vida, ¿u no?.

Me casé dos bezes y pa todo tube tiempo, asta pa fartar-me porque a ros ombres ros ha pariu ra misma lueca, no tos olbidez. Tube onze críos (seis zagals y zinco ninas) anque me bibión zinco nomás.

Ro zagal grande, Inazio, se quedó de tión y trabajaba cuatro palmos de tierras que tenébamos. Ro mediano, Félis jopó cara Franzia en el 36. Y ro chicote, Migueled, aduyaba en ro monte. Ra zagala grande, Felizidá, s’en fue a serbir ta San Sebastián y asti conozió un misache gallego y en isas, que se casón y marchón cara ta ra tierra d’él. Y ras dos chicotas, Adora y Esmeralda, s’en fuén ta Barzelona, se casón y fizon bida astí.

Ras zagalas, en pagas de casar-se afuera, no me callaban “Mamá venga Usted con nosotros una temporada a Barcelona y así sale del pueblo”. Oy ostia, ¡con lo bien qu’estaba en casa! Podeban aber pensau bel poqued en que mama s’abeba fito bieja y teneba pocas ganas de cuentos…

Con isas, me dezidié pasau San Jorge, que teneba que fer-les aprezio y me’n fue ta Ferrol del Caudillo pa estar-me unos meses con ra zagala. Cogié ro tren en Monzón y emprendié biaje.

¡Floró!, me se fizo largo y aborrezida estaba de tantismo traqueteo, acoflada en isos asientos de madera duros como masaderas… Llegué negra como ro follín por o fumo de ro tren. En isas, m’estaban esperando ra nieta grande con ro mariu.

Por as cartas y bella afoto, ya sabeba que ra zagala bibiba zerca ro mar pero en isas que nos azercamos con ro coche tal muelle y me beigo un balsón d’agua que llegaba de Salas ta Cregenzán. ¡Oi rediós! Y me dize ro joben: “Abuelita ¿qué le parece el mar, es bonito eh?”. Le respondié que pa quien lo querese, que pobre papa s’abeba clabaú en l’Estaño ros Palomos y a poco s’afoga.

Ros primeros días en Ferrol fuen tranquiletes, que si con ros nietos, que si con ros bisnietos, que si cotorriando ras nobedades de Salas… En isas, una tarde amaneze ra nieta con ro mariu enzenegaus en ir tal zine.

Y dale que te pego: “Abuelita, vamos a ir un cine precioso que es de estilo modernista. Se llama Jofre. Le va a encantar”.  Rediós “moderno”, “moderno”… si ro moderno ye ro qu’ha trayiu ros problemas… Anque na más fuese por no tener que sentir tanto romanze, les dije d’ir. Llegamos t’astí, cogión tres tiqués y entremos. Nos acoflemos como nos dizió un misache trajiau con una lampa y s’amortón ras luzes.

Ra zinta era “Ra Condesa de Joncón ” u apaeziu. ¡Rediós! Qué puterío… ra protagonista – una atriz d’Italia, ra Loren u asinas-  amaneze con una falda de cuatro didos y un jersé preto que… menuda pechera le feba. Miá, como si m’abese punchau Dios, prinzipié a chilar: “¡Birgen Santisma de ra Candelera perdónala que no sabe ro que faaaaaa!”, “¡Indezente, isa pechera, tapátela bel pocoooooo!”.

Rediós, ra cosa fue a pior… amaneze un misache bien plantau: Marlón Brandi, Brandón u apaeziu, y l’arrea a ra golfa un beso en ros morros. Me se puso un ñudo en l’estomago… y chilé: “¡Oi rediós! ¡Ande s’ha bisto! ¡Qué puterío! ¡Sin tener miaja culpa aún tendré que galopar a confesar-me!”. Y en isas, se sentiba reír-se gente como desustanziaus.

Me clabé en un rebullón en ra butaca con ros ojos pretos y la pasé rezando asta que plegón. En isas, dan ras luzes y ro personal se lebantó y se mirón cara ta yo y deziban: ”Mirad, mirad… esa es la abuelita tan graciosa que se la ha pasado gritando toda la proyección”.

Pasón ocho días, paezía que me bolbeba l’alma tal cuerpo y me salen con otra retolica: que nos en íbamos ta un campin. ¿Ta un campin? Rediós, ¿iso qué ye? M’esplicón que un campin era una demba grande ande iba ro personal á estar-se y se clababan en casetas de tela ande feban todo. ¡Oy rediós!, ahora de bieja me beniban con modernismos.

Ro campin se llamaba Seselle y estaba preto tal mar. Clabón ra tienda con cuatro tochos y cara tal día rai, pero de noche no se podeba aturar. En ra cama, se sentian ras olas en ros pies de ro colchón y pensé entre yo: “Aquí me d’afogar”. Y benga a rezar-le a ra Birgen de ra Candelera y cosa. Chilé: “Ostiaaaaaa, iste agua no para d’azercar-se, nos emos d’afogaaaaar”.  Paezeba que ros demás no tenesen miaja pena por cosa porque chilaban: “¡¡Que se calle la abuela, queremos dormir!!”.

Ras semanas pasón y una serbidora estaba agradezida pero casa mía me llamaba, asinas que le pidié a ra zagala que me cogese billete pal tren que quereba golber-me ta ro lugar. Me llebón ta ra estazión, nos despidiemos asta ra Fiesta y m’aduyón a subir ta ro bagón. Ascape arrancó ra maquina y de a poqued a poqued, a más lejos se quedaba ro mar, más zerca quedaba casa mía.

 

VARIOS

1 Comentario

  1. Tots quereba dar as grazias a Ronda Somontano por felo posible y dixale un piacer a ista a nuestra llengua, y a Pili Subias por escribilo. Y no ye nomás que l’as feito en aragones, ye tamién que has feito un retrato d’a tuya lola, que ben pue estar de cualsiquiera d’os nuestros viellos. Y chiqueta, que m’as feito de reir horrores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here