NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Soy muy pesimista con lo que está por llegar. Me refiero a las avalanchas de personas que el mafioso rey de Marruecos ha lanzado sobre nuestra frontera en Ceuta. Un sujeto que es capaz de hacer eso con su propio pueblo, ya me dirán ustedes de qué calaña estamos hablando. Tenemos el horror aquí al lado, pero por razones que luego expondré a todos nos tiene la asquerosa prensa española, a las órdenes del Ibex 35, entretenidos con Venezuela y dentro de poco con Perú donde el candidato de la izquierda, Pedro Castillo, es probable que vaya a ganar las elecciones. Ya verán ustedes lo malo que es este señor dentro de muy poco.

Decía al comienzo que soy pesimista, porque esta no será la última embestida. Habrá otras y no falta mucho. Basta viajar por el Rif, es decir al norte de Marruecos, para contemplar desde la bahía de Alhucemas, la posición del islote y peñón español que muy cerca de la costa marroquí se levanta. Si contemplamos las pequeñas islas aledañas al islote (conocidas como la del Mar y la Tierra ambas de soberanía española) ya comprobaremos como entre ellas, por cierto deshabitadas, y la costa, apenas hay 100 o como mucho 200 metros. Igual sucede con el Peñón de Velez de la Gomera, otra plaza española en África. Y ya no quiero nombrar a la isla de Perejil o a las Chafarinas. Les ruego que miren el mapa y vean nuestra vulnerabilidad.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Desde que nuestro aliado EEUU, es un decir, escogió hace mucho tiempo a Marruecos frente a España ( últimamente reconociendo el Sahara como de soberanía de este último país, pasándose por el forro como suele hacer junto el estado de Israel todas las resoluciones de la ONU y el Derecho internacional), los sustos que están por llegar van a ser de lo más inquietante.

No debería habernos tomado por sorpresa esta reciente avalancha en Ceuta. Recién constituido Marruecos, el asentamiento español de Ifni ( al norte del Sahara) fue invadido por turbas armadas en 1956/57, viéndose España obligada a defenderse con una mano atada a la espalda, pues nuestro benefactor aliado estadounidense se negó a suministrar repuestos al ejercito español. No quedó más remedio que firmar la paz y poco tiempo después entregar el territorio.

Y eso no fue suficiente, en 1975, a punto de fallecer el General Franco, Marruecos de nuevo con la connivencia de nuestro siempre maravilloso aliado, asombro democrático del mundo, organizó la Marcha Verde para invadir el Sahara. Mas de 500.000 personas, muchas de ellas portando la bandera de las barras y las estrellas, se dirigieron a la frontera. Juan Carlos I el corrupto que a la sazón había sustituido a Franco como jefe del estado, entregó el Sahara a cambio de que los EEUU le ayudarán entonces a consolidar su incierto trono. Este extremo se ha sabido luego de que recientemente se desclasificaran documentos del gobierno de EEUU. Aquello sin duda ( aun lo recuerdo) fue una de las mayores canalladas que se han visto en la historia.

Los saharauis eran españoles con carné de identidad y el Sahara una provincia más de España. Esta afirmación no sólo se sostiene mediante el BOE de la dictadura, sino que a todos nosotros se nos enseñó en la escuela.

Después vino Perejil y la próxima pueden ser los peñones e islotes a que me he referido en este artículo ; algo que no sería de extrañar, porque la mafiosa dictadura marrroquí, de la cual es victima en primer lugar su propio pueblo que vive en la miseria, tiene diseñado el Gran e imperial Marruecos donde se ubican partes de Argelia, Mauritania, Mali y por supuesto Ceuta y Melilla. Por cierto, que a Canarias tampoco le hace asco.

A ver si nos vamos enterando del monstruo que anida y tenemos al sur, y así mismo de los padrinos que lo bendicen: EEUU y Francia. En este último país es donde el sátrapa y su corte de funcionarios corruptos tiene en sus  bancos todo el dinero depositado, por un importe que se calcula  superior a la la deuda externa del país.

Pero es el caso que el monstruo también es bendecido por muchas de nuestra empresas del Ibex que, deslocalizadas en Marruecos, vienen repartiendo generosas participaciones y beneficios sociales al Rey y su corte de corruptos (Madjen), y sin embargo pagan salarios de risa al pobre pueblo marroquí.

España tiene por costumbre  en su prolongada decadencia dejar pasar los asuntos graves, hasta que estos se pudren. Es la indolencia de nuestra inútil y corrupta oligarquía que nos gobierna desde hace al menos más de 250 años.

El ilustrado  Conde Aranda en el reinado de Carlos III ya avisó  a finales del 1700 sobre el peligro de Estados Unidos  y propuso hacer de Latinoámerica una especie de Commonweathlt. Nadie le escuchó y pasólo que pasó. Con Cuba, Filipinas y Puerto Rico sucedió algo parecido.  Hasta mediados del siglo XIX los patriotas de esos territorios se habrían conformado con una autonomía. Nada de nada, el lema fue yes como ahora, siempre  “sostenella y nunca enmendalla”. Sólo un año  o dos antes de 1898, cuando ya era tarde, surgió la idea e conceder a Cuba un ciero grado de autonomía, pero ya habíamos ajusticiado a José Rizal  en Filipinas y José Martí  en Cuba había muerto en una de las insurrecciones reprimidas a sangre y fuego.

En los años sesenta de pasado siglo era la hora de realizar la autodeterminación del Sahara.  Como siempre no se hizo. Se reprimió a quienes la solicitaban, nació el frente Polisario y la canallada final ya la conocen ustedes. Siempre tarde a todas las citas de la historia, siempre sostenella y no enmedalla, a lo castellano viejo.

Ahora sería la hora de pensar en una solución para nuestras plazas de soberanía. Porque hoy  en su actual situación de ciudades comunidad autónoma ( antes siempre fueron parte de Andalucía) están indefensas.

Me dicen mis amigos melillitas que hasta finales del sigo XIX las plazas fueron presidios militares, con muy poca población civil  a su alrededor que vivía de prestar servicios y suministros a las guarniciones militares. Ahora tienen ayuntamiento y toda una serie de delegaciones de la administración central, juzgados y los servicios correspondientes a las competencias de una comunidad autónoma, lo que quiere decir funcionarios artificiales por todas partes con una remuneración bastante alta, fruto de trabajar  muchos de ellos fuera del espacio de la península. Todo esto resulta de lo mas caro e insostenible. La inflación funcionarial es de lo más llamativa. Visiten por favor estas ciudades y se darán cuenta.

Por otra parte, como España no hace nada, mas que dejar pudrir lo asuntos como siempre, sabedores de todo ello, muchos españoles desde hace tiempo, silenciosamente y en un largo goteo, han comenzado a abandonar tanto Ceuta como Melilla.

No hay política exterior en nuestro país, salvo limpiar el lustre  de los zapatos del “ aliado” estadounidense, y obedecer económicamente al BCE, que es lo mismo que decir Alemania.

Y ustedes se preguntarán, está muy bien hablar y hablar ¿pero qué habría que hacer?.  Tengo al respecto mi humilde opinión. La propuesta es prolija y larga de explicar,  por  tanto  será motivo de un próximo articulo. Pero ya les adelanto que no se puede continuar con el monstruo y su estado criminal al otro lado del estrecho. Le concedas lo que le concedas el tigre nunca será vegetariano.

Hasta la próxima.

Puedes seguir a Carlos en http://laquenosvieneencima.blogspot.com/

 

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here