Ruecas para hilar
ECOEMBES COMARCA

El yute, el pelo de cabra y el pelo de camello, casi no se han  utilizado para trabajar en los telares.

La fibra del yute se obtiene del tallo de la planta. Su hilatura ha sido principalmente industrial. Se utiliza para la obtención de tejidos como la arpillera, como trama de tapicería y en algunos tejidos como sustitución de una parte de la lana.

El proceso de obtención de la fibra textil y los tejidos de pelo de cabra y de camello, son similares a los de la lana.

Se pueden utilizar para tejer, tejidos finos y de prendas en desuso cortados en tiras y cosidas entre sí para darles longitud. Una vez que las tiras han sido unidas se hacen ovillos para preparar la urdimbre y la trama. Combinando colores y tejiendo en distintas técnicas se obtienen diferentes dibujos, listas, cuadros, rayas, rombos, etc.

FIBRAS TEXTILES MINERALES. Materias textiles minerales son, por su uso más frecuente el oro y la plata.

El oro se utilizó en tiras finísimas de membrana o piel animal, y enrollado a uno o más hilos de seda, lino u otro material llamado “alma” denominado oro de Chipre.

El hilo entorchado es un hilo de seda cubierto con otro hilo de seda, de oro o de plata enrollado alrededor en espiral.

También se utiliza hojuelas, laminillas o bracteas, que es una tira metálica delgada de oro o plata para aplicar sobre los tejidos.

FIBRAS SINTÉTICAS.  Podemos mencionar como fibras sintéticas y artificiales más importantes, nylon, leacril, rayón, orlón etc.

Estas fibras se pueden utilizar tanto para la urdimbre como para la trama obteniendo tejidos muy resistentes.

HILADO y TORSIÓN.  Las diferentes materias utilizadas para la hilatura reciben el nombre genérico de fibras textiles.

El origen del hilado se pierde en los tiempos de la más remota antigüedad. Así vemos como se atribuyen la invención del hilado los egipcios, a la diosa Isis, los chinos al emperador Chao-Yro y los griegos a Minerva.

El desarrollo de los textiles desde la prehistoria está basado en  el descubrimiento del aumento de solidez dado a un manojo de fibras o un hilo por la torsión.

Esta torsión puede estar dada en el sentido de las agujas del reloj, en este caso, la dirección de las espiras del hilo torcido es la misma que la línea de medio de la letra Z.

Hilos torcidos
Tejido cordiau en S y Z

Si está dada en el sentido contrario, significa que las espiras están en el mismo sentido que la línea de medio de la letra S. De ahí los nombres convencionales de “hilo Z” o “hilo S”.

La torsión de los materiales textiles es muy importante para datar el origen de los tejidos. Desde tiempos de los faraones en Egipto se hilaba con torsión S.

Los artesanos europeos de la Edad Media hilaban el lino como la lana, con torsión Z.

No todas las fibras aptas para hilar se han utilizado en nuestra comarca, sino, aquellas más comunes, propias de la zona, o de fácil adquisición.

Se habla igualmente de tejidos de sarga, cordiau o tejido en diagonal de sentido Z o S.

En este caso la línea de medio de las letras indica la inclinación de las diagonales del tejido dibujadas por las armaduras, el montaje del telar y el orden de pisar los pedales.

Para hilar se utilizaba la rueca y el huso o fuso. La rueca podía ser de caña, de rama o de madera, donde se ponía el copo de cáñamo, lana u otra materia textil para iniciar el proceso de hilar.  Esta era una labor exclusivamente femenina.

Ruecas para hilar

Para ver el artículo anterior pinche aquí.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here