Érase una vez una princesa que vivía en un castillo con sus padres. La princesa se llamaba María. Era una joven con una bonita melena morena a la que le gustaba cantar y bailar. Un día paso un caballero llamado Josan, era alto y rubio.

María se asomó a la ventana y vio al caballero en el jardín.  El caballero la mirÓ y se enamoró. La princesa lo miro y se enamoró.

SUSCRIPCION

El caballero se acercó a la ventana y le dio un beso.

Se hicieron novios y fueron felices para siempre.

 

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here