Mujer Rural

Un verano diferente

La COVID-19 ha hecho que miles de personas busquen planes seguros, en este segundo verano que arranca con unos viajeros que desean comenzar sus vacaciones cuanto antes para desconectar y dejar atrás los meses de estrés, ahora que la situación parece más controlada y que es probable que pronto un gran parte de la población esté vacunada. Entre las opciones más demandadas para este verano se encuentran: el turismo de playa, turismo rural o turismo náutico. Esta última opción se ha convertido en un alternativa muy popular, ya que permite crear un grupo burbuja y dejar atrás las grandes aglomeraciones. Todos estamos deseando salir y tomar unos días de descanso, aunque respetando al máximo las restricciones y medidas sanitarias. Desde luego, la vacunación está ayudando a que sea posible poder disfrutar del verano con cierta tranquilidad.

Alquila un barco con Nautal

FRANCO MOLINA CENTRAL

Nautal es una empresa líder en el alquiler de barcos en España y dispone de flota en todo el mundo. Para aquellos que deseen pasar unas vacaciones a bordo un barco, hay una gran variedad de opciones:

Alquiler barco con patron: La mayoría de personas no tienen licencia para navegar por lo que si se desea alquilar un velero, por ejemplo, será muy importante contar con una persona que sea profesional y disponga de la experiencia. Hay rutas muy interesantes para realizar durante varios días, como por ejemplo explorar las Islas Baleares. Lo más recomendable, si no se dispone de mucho tiempo, es elegir una de las islas y explorar todas sus playas y calas.

Digamos que nuestro próximo destino náutico es Menorca. Entre los sitios más interesantes a visitar en velero, se encuentra, el puerto de Mahón, con un gran paraje natural y un paseo marítimo en el que poder tomar algo o incluso comer en uno de sus restaurantes. Muy cerca del puerto se encuentran las Calas Figuera y Corb. Otro lugar que no se puede dejar de visitar es el pueblo Grau, conocido antiguamente por ser un pueblo de pescadores, de ambiente marinero y muy acogedor para pasar la tarde paseando. Tampoco se puede dejar atrás el Parque Natural Es Grau con acantilados, dunas e infinidad de playas.

Además de visitar pueblos, se puede aprovechar cada jornada para darnos un buen chapuzón o practicar algún deporte acuático. Sin olvidarnos claro, de disfrutar de un rico cóctel o un aperitivo mientras disfrutamos de la puesta de sol.

¿Dónde ir con el alquiler de un barco en España?

Otra ruta muy demandada con el alquiler de velero son Ibiza y Formentera. Se puede combinar una ruta por ambas islas. Comenzando por Ibiza, habitualmente se acude a la Isla Conejera, una isla árida a la que hay que acercarse para disfrutar de una vista espectacular. Dirigiéndonos luego a la zona norte de la isla, podremos explorar la cala de Benirrás, desde la que se contempla uno de los atardeceres más bonitos de la isla. Además cuenta con una comunidad hippie que hace que la parada se convierta en un rito muy especial.

Continuando la ruta por Formentera podremos realizar alguna parada para nadar y disfrutar del día. En Formentera, la playa de Ses Illetes se considera una de las mejores playas del mundo. Es, sin duda, una visita obligatoria, una playa de arena blanca y agua turquesa que deja sin palabras a todos los navegantes. Otra parada obligatoria es Cala Saona, en la que podrás disfrutar de un rico almuerzo en su chiringuito.

Si preferimos navegar por la península, podemos realizar una ruta por la Costa Blanca y disfrutar recorriendo la costa de AlicanteAltea es uno de los pueblos más bonitos y más demandados para realizar una travesía en barco. Por ejemplo, son muchos los que optan por un pequeño yate o un catamarán para navegar durante varios días.

¿Y si queremos navegar de una forma más autónoma?

Alquiler barco sin licencia: Se trata de pequeñas embarcaciones que se pueden conducir sin necesidad de contar con un patrón, son livianas y fáciles de manejar, por lo que cualquiera puede alquilar este tipo de barcos. Hay rutas muy interesantes para realizar, por ejemplo, en la Costa Brava. Contar con una lancha que permita llegar a las calas de uno de sus pueblos más bonitos, Calella de Palafrugell. Merece la pena disfrutar de sus calas naturales y del pueblo en general, casas blancas y calles estrechas con olor a mar.

También es posible alquilar un barco sin licencia en Mallorca, para disfrutar viendo el atardecer. Hay una gran cantidad de calas en las que se puede pasear con este tipo de embarcaciones, como por ejemplo en Santa Ponsa o Cala d’or.

El turismo náutico se ha convertido en una opción más que interesante para disfrutar de un verano muy especial, crear recuerdos que perdurarán con el paso del tiempo y, sobre todo, sentirnos seguros mientras viajamos. Además, la vida a bordo cautiva a todo aquel que la prueba y la forma de conocer lugares es mucho más intensa que por vía terrestre.

¿Te animas a pasar un verano a bordo?

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here