Reproducción de un lariosaurus
Mujer Rural

A inicios del siglo XX, el señor Salamero, vecino de Estada, que participaba de las obras efectuadas en el canal de Aragón y Cataluña a la altura de la partida de Noguera, en la margen izquierda del río Cinca, topaba de manera casual con un enigmático fósil que, por su originalidad y excelente estado de conservación, no dudó en valorar, recoger y, con posterioridad, custodiar en su propia casa.

La noticia transcendió rápidamente entre los lugareños, siendo notificada a los paleontólogos aragoneses, en el año 1912, por el geólogo y erudito Pedro Ferrando. Tras su detenido estudio, esta reliquia resultó ser el primer Notosaurio encontrado en España y, por ende, el reptil fósil más antiguo de Aragón. Fue denominado por los especialistas como Lariosaurus Balsami.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Se trataba de un insólito ejemplar que habitó la comarca del Somontano en el Triásico Medio, en las cercanías del Puente de las Pilas, a tan sólo nueve kilómetros de Barbastro, y en la época en que nuestro suelo se encontraba cubierto de pequeñas lagunas y sectores acuosos someros, con escasa profundidad en muchos de sus tramos. De ello hace aproximadamente la friolera de 230 millones de años. Este saurio carnívoro, especialmente consumidor de peces, sobrevivió reptando en tierra y nadando en el agua. Poseyó, pues, un alto grado de adaptación a los dos medios. Saldría a tierra firme para realizar las funciones de puesta, reacciones de defensa y regulación térmica.

Soy consciente, y créanme queridos lectores, de que presentar en este reducido espacio del que dispongo un análisis científico y detallado sobre las características a cerca del cráneo, columna vertebral, costillas, cinturas escapular y pelviana, esqueleto y, en general, la metodología y morfología de este espécimen, significaría un farragoso rompecabezas sobre todo para los más profanos en esta materia. No obstante, quédense con que este singular animalillo vivió en tiempos anteriores a los populares y temidos dinosaurios que llegarían posteriormente en el Jurásico, y en un periodo en el que todos los continentes estaban unidos, formando uno solo al que se le denominó Pángea.

Laurosaurios Balsami hallado en el término municipal de Estada

Este “lagarto” murió plácidamente. Prueba fehaciente de ello es que sus restos han llegado hasta nosotros en un estado de conservación más que aceptable. No debemos obviar que, en el medio sedimentario que le tocó vivir, las corrientes eran escasas, motivo por el que su cadáver terminó apaciblemente en los cimientos de una de aquellas lagunas de aguas templadas, sin sufrir arrastres violentos que lo dañaran. Al no existir oxígeno en esos fondos acuosos, tampoco se daba la presencia de organismos destructores que le afectaran directamente. El lodo cubrió por su propio peso al animal fenecido y los minerales allí presentes lo petrificaron con el paso del tiempo. Y así ha llegado hasta nosotros.

El hecho de ser un ejemplar único en Aragón, y uno de los pocos existentes en el planeta Tierra, aconsejó realizar una prospección más minuciosa en la zona equidistante entre Estada y Estadilla, pero no se obtuvieron más hallazgos de interés. No obstante, se recompensó económicamente al autor del descubrimiento por la donación, la pieza fue publicada y, finalmente, expuesta en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, en la sección perteneciente a la sala de Minerales, Fósiles y Evolución.

Existen, también, dos moldes en yeso, que fueron elaborados en la misma época del encuentro, y que se distribuyeron, con funciones didácticas, entre el Departamento de Paleontología de la Facultad de Geología de Madrid, y el antiguo Museo Martorell de Barcelona, lugar este último en el que, gracias a la amabilidad de sus conservadores, pude acariciar esa matriz con mis propias manos.

Si visitan alguno de estos museos, ya saben que tienen una parada obligatoria en la vitrina expositora del Lariosaurus Balsami aquí mentado. Y, por cierto, si sus doctos responsables y cuidadores les pusieran algún impedimento para su visionado, no estaría de más que les hicieran llegar saludos virtuales del señor Salamero, que en gloria esté, antiguo vecino de Estada, y persona que lo valoró y guareció. Sería todo un detalle que nos agraciaran a los altoaragoneses, siquiera con un humilde molde de este importantísimo fósil para ser exhibido en nuestra comarca. En este suelo nació hace aproximadamente 230 millones de años, vivió, murió, se descubrió y se salvaguardó con el suficiente tiento, profesionalidad y cuidado como para que actualmente sea considerado como un vestigio excepcional, del que todos nos debemos sentir orgullosos.

Fotos Lariosaurus Archivo

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here