Adecco

Los Titiriteros de Binéfar volvían a casa este fin de semana para presentar su último trabajo, una novedosa adaptación de “La Ratita Presumida”, cuya apuesta es la primera de la compañía en el ámbito de los cuentos clásicos. A juzgar por los resultados, con aforos completos en las sesiones ofrecidas, parece haber llegado para quedarse y también para viajar mucho de la mano de sus valedores.

El espectáculo alterna pequeños muñecos manejados por Eva Paricio con la encarnación de los mismos personajes por parte de la artista mediante máscaras. Hábil en los continuos cambios de vestuario, Eva sorprende dando voz a cada uno de los personajes y cantando junto al músico Txabi Ábrego. La complejidad de la obra, donde la luz y el sonido son elementos fundamentales, brilló con especial intensidad en la mañana del domingo sobre las tablas del teatro interior, testigo de risas, suspiros y reflexiones contenidas en una historia dirigida a todos los públicos.

MONZON

“La Ratita Presumida” llegaba el lunes 23 a La Casa de los Títeres de Abizanda y repetía el pasado domingo tras su presentación oficial en el Festival ‘Sonidos en la Naturaleza’ SoNna Huesca, el 7 de agosto en Arén. Para sus promotores, con Paco Paricio a la cabeza, ha sido muy emocionante poder dar salida a una historia en la que llevaban tiempo pensando. Fue el confinamiento de la primavera de 2020 el que, ante la falta de actividad, incentivó su creación.

Para Paco Paricio, director de la obra, el proyecto significaba todo un reto por el respeto que le merecen los cuentos tradicionales. “Hemos trabajado mucho con elementos del folklore en nuestras animaciones y en nuestros discos. También hemos recreado leyendas y hechos históricos como en El Bandido Cucaracha, Almogávares o Camino de Estrellas, pero nunca habíamos afrontado directamente un cuento popular”, confiesa Paricio.

Ese respeto se cruzó por el camino con el interés de su hija Eva, que llevaba dos años dándole vueltas a la historia de La Ratita Presumida. “Me pareció interesante hacer una reflexión a partir del cuento sobre sobre las necesidades ficticias, el culto a la imagen y a la apariencia y cómo todo eso es utilizado para incentivar el consumo. Al final convencí a mi padre y la Diputación Provincial de Huesca nos dio la oportunidad de realizar una creación para el SoNna”.

Los títeres empleados en el desarrollo de la trama son juguetes de los años sesenta que mantienen las señales de uso y desgaste. Las máscaras y la escenografía, por otro lado, son de cosecha propia, al igual que la banda sonora del montaje. “Yo ya me considero titiritero”, afirma Ábrego, que lleva desde el año 2017 con los Titiriteros de Binéfar a raíz de la grabación del disco “Jauja”. “Vengo de la música eléctrica, del rock… y la verdad es que hasta ahora nunca había hecho un espectáculo de títeres”. En la historia de La Ratita los sonidos nos llevan a conectar con el folk americano más reivindicativo de la década de los sesenta, siendo Pete Seeger el referente que emana de las notas pulsadas sobre la guitarra y los pedales de efectos.

“Ellos me proporcionaban las letras y así empezamos a crear las melodías. Toda la música es original, en otros espectáculos he hecho arreglos. Hay una canción que, sin embargo, es una adaptación de Peet Seeger llamando a la conciencia de la gente, “Si yo tuviera un martillo”, con la campana y el martillo evocando la necesidad del despertar a la sociedad”, cuenta Txabi.

La versión del cuento tradicional aspira a ser uno de los clásicos del repertorio de Los Titiriteros de Binéfar. El mejor termómetro para hacer balance y diseñar planes a futuro son las caras de los pequeños espectadores, la curiosidad generada o las múltiples fotos que después quisieron hacerse con los protagonistas en la era de La Casa de los Títeres. Tras la presentación del lunes 23 y del domingo 29 en Abizanda, Eva Paricio asume que el espectáculo está nuevo e inmaduro, “pero intuimos que puede tener recorrido, mucho por moldear y por crecer”.

“La Ratita Presumida” ha sido uno de los espectáculos elegidos para afrontar la recta final de temporada. El curso de pandereta a cargo de Cris Zagaleja, los propios anfitriones representando “En la boca del lobo” ayer y la compañía valenciana El Ball de San Bito con su espectáculo “EL Rey Midas y las Metamorfosis” durante el próximo fin de semana, pondrán el broche de oro al intenso movimiento vivido en el popular espacio cultural de la localidad sobrarbense.

Gobierno de Aragón
gobierno de aragón
GOB ARAGON surge
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here