Eduardo Fuster
NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Eduardo ¿Por qué San Petersburgo? ¿Qué acaparó tu atención al llegar?

Anteriormente vivía en Barcelona, y con mi pareja (ella es rusa) decidimos que en Rusia tendríamos un mejor nivel de vida. Me surgió la posibilidad de trabajar online para una empresa americana como editor fotográfico, así que el cambio no fue tan grande.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Lo que más me llamaba la atención entonces era el cambio cultural, la época soviética, la arquitectura y sobre todo el clima.

Dicen que San Petersburgo es como una matrioska, a nada que se arañe, siempre se encuentran nuevos aspectos fascinantes  ¿Te costó habituarte a la ciudad?  ¿Hay algo a lo que aún hoy en día no acabas de acostumbrarte?

Aquí en San Petersburgo puedes encontrar prácticamente de todo, e incluso yo como ¨turista¨ los primeros años descubrí lugares que tanto familia como amigos no conocían. A nivel de calles el cambio con Barcelona es gigante, así que los primeros meses orientarte resultaba un poco difícil. Lógicamente el idioma es otra barrera, pero con unas pequeñas nociones, poco a poco te vas acostumbrando más rápido de lo que podría parecer.

Creo que ya estoy tan acostumbrado a vivir aquí que me va a costar más volver a España que al revés.

¿Tu día a día es parecido al que llevarías en España? ¿A qué te dedicas?

Es parecido sí. Antes sí que trabajaba en una oficina pero como el trabajo era online con las oficinas de Miami y Nueva York, daba prácticamente igual si estaba aquí o en España. Me dedico a la fotografía, antes hacía fotografía para inmobiliarias y stock de mis viajes. Ahora estoy centrado en mi agencia de viajes fotográficos PhotoWorldTours, donde con otros fotógrafos españoles e internacionales ofrecemos viajes por todo el mundo.

¿Cómo vivís la pandemia?

Aquí no fue tan restrictiva como en España, podíamos salir a la calle más o menos con cierta normalidad. Los centros comerciales y restaurantes sí que cerraron, pero al menos podíamos salir a andar sin problemas. A nivel de trabajo ha sido un parón importante, pero ahora parece que ya podemos volver a viajar y poco a poco volver a la normalidad. Ahora en agosto viajo a Namibia, en Octubre a Mongolia… así que ojalá todos los países se pongan de acuerdo ya y se abran más fronteras porque para 2022 ya tenemos varios grupos para viajes aquí en Rusia, Japón, Islandia…

En cuanto a la comida ¿Hay similitudes con la española?

Sí, no hay mucha diferencia. Las mayores diferencias pueden ser las sopas y que el aceite de oliva no se usa tanto por los precios incluso en ensaladas. Al igual que el jamón, que aquí es casi un bien de lujo.

¿Cómo son los rusos? ¿Sus hobbies se parecen a los nuestros? ¿Sus horarios?

No hay muchas diferencias, les gusta mucho salir con los amigos y pasar tiempo en sus casas de campo sobre todo en verano. Son gente muy amigable una vez estás dentro de su círculo, pero sí que es verdad que en el día a día pueden ser un poco más serios. Respecto a los horarios son totalmente distintos. Se come y cena mucho antes por ejemplo o en los trabajos no existe la jornada partida como en España.

¿Alguna costumbre que realmente te sorprendió? ¿Curiosidades del lugar?

Cuando llegué me sorprendió mucho la forma de conducir. Una vez que te acostumbras y los entiendes no hay problema, pero puede resultar peligroso para un extranjero que no entienda su forma de conducir cómo dar un giro de 180 grados en medio de una calle.

¿Qué concepción tienen de los españoles?

Seguimos teniendo el estigma de que todos dormimos la siesta y de que somos un poco vagos. Aquí no se cierran las tiendas a mediodía ni los fines de semana por ejemplo, y no entienden que en España un domingo muchas tiendas cierren por ejemplo.

Su sistema educativo, la sanidad,…  ¿Qué tal están?

Va por niveles, incluso la educación dependiendo del barrio puede ser mejor o peor. La sanidad para cosas sencillas, es mejor ir a alguna clínica privada ya que los precios no son para nada caros y te ahorras tiempos de espera.

¿Qué queda de la herencia soviética a nivel social, político, etcétera?

No puedo compararlo porque no estuve en la Unión Soviética, pero por lo que he podido ver no les gusta hablar de política ni entre amigos. A nivel social yo creo que cada vez menos, aunque sí que es verdad que en los pueblos y zonas remotas se echa de menos la época comunista por el abandono de servicios públicos.

Qué echarías más de menos si dejaras San Petersburgo?

Además de mi familia, el clima aunque suene raro. Me gusta más el invierno ruso que el verano en España.

Y de España, ¿qué es lo que más añoras de nuestro país?

La familia, los amigos y el jamón.

Eduardo Fuster

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here