Mariano José de Larra.
NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Larra, Mariano José de Larra (1809-1837) se considera el padre-progenitor del articulismo en España, tanto el de costumbres, como el literario.

Cierto es que el columnismo o articulismo en distintas formas y maneras, tiene sus raíces, según los especialistas o expertos,en las hojas sueltas, gacetillas que empezaron en Europa, a partir de la Ilustración Francesa, y especialmente a raíz de la Revolución Francesa de 1789, pero existen autores, que indican, que un protoperiodismo de hojas sueltas, es anterior a esa época, o al menos, del siglo dieciocho, que empezó a producirse, a raíz de las diversas revoluciones que se produjeron anteriormente, por ejemplo, la reforma luterana y la contrarreforma (San Francisco de Sales, publicaba pequeñas hojas que difundía por las casas), debido a la revolución parlamentaria inglesa, y, también a la revolución de independencia americana. Como todo en la realidad, tiene muchos padres y muchos madres, muchos progenitores y progenitoras.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Se dice, Umbral lo indicaba mucho que toda la literatura española, está dividida por los quevedianos y los cervantinos, de alguna manera, esa misma clasificación llevada a la columna periodística, sucede algo semejante, existen quevedistas o quevedianos o cervantistas o cervantinos, como ustedes deseen, pero sobretodo diríamos que la columna española se suele dividir en tres grados o niveles: la columna más al estilo anglosajón de información sobre un tema, por periodistas o firmas expertas en esa temática, o columnas más literarias, que combinan la literatura con la información, dicho de otro modo, por muchos y para muchos un género literario más, y aquí estarían dos grandes tendencias: las columnas costumbristas y las columnas más poéticas-literarias. 

La vida-existencia es como un cocido-cóctel que se mezcla y combina todo, los especialistas y expertos y entendidos, tienen que dividir-clasificar-taxonomizar para intentar poner orden a la selva, sea natural o de la naturaleza, sea de la cultura-sociedad, es decir, de la interpretación del ser humano. Por eso, creamos clasificaciones. Pero en la realidad, sin negar, que cada persona por carácter-personalidad psicológica o moral o social o cultural o económica, o por el tiempo o la época, se decanta por un horizonte o por otro, una tendencia u otra. Tampoco podemos negar, que todo en la realidad, un autor evoluciona y progresa, la sociedad cambia, el momento presente de cada sujeto también, la influencia del periodismo como empresa…

Aunque pienso, la necesidad de crear un Centro Documental o Archivo Virtual, al menos, sobre el columnismo en España, aunque pienso que existirán casos anteriores a Larra, es considerado el padre-progenitor-madre-progenitora del columnismo de opinión en la Piel de Toro, que tantas heridas y arrugas va teniendo, quizás un género que haya sido inventado-descubierto por Dios, el Buen Dios, que se lo ha otorgado a los humanos de este trozo del mundo. Es decir, nosotros siempre opinamos de todo, de lo terráqueo y de lo trascendente, somos como opinadotes nacionales casi profesionales, podemos saber-entender-conocer mejor o peor el tema, pero somos capaces de hablar-dialogar-monologuizar de todo, somos los eternos conversadores, en cantinas-tabernas-bares-pubs-terrazas, a la luz-bombilla-vela de una televisión-fuego-mesa o lo que sea…

A veces, pienso que Larra es el que transforma el Teatro Crítico Universal de Feijoo y del ensayismo de la ilustración francesa, de la revolución francesa, no sé si llegó a leer-comprender-asimilar a Montaigne en las columnas aplicadas en periódicos. Diríamos que sintetizó con su experiencia-vivencia realidades lo que se producían en el terruño que habitamos, ofreciendo diríamos su versión-perspectiva, pero que en muchos sentidos, se subió al camión-caballo-avión de esas tendencias que estaban en el ambiente europeo, no solo del romanticismo, sino de la proyección de éste en lo sociopolítico, según mi modesta opinión-interpretación. Desde luego perfeccionándola, porque algunos artículos de Larra, partes de ellos, pueden ser entendibles fácilmente por alguien que respire aire y produzca sombra en estos momentos.

Es cierto, que hay temas, que quizás, se hayan sobreresuelto hoy, pero también, hay que indicar con todos los matices y con todo respeto, que cuestiones de costumbres, que en estos dos últimos siglos, ocho generaciones hemos sido capaces de superar-erradicar-laminar, parece que están apareciendo otra vez, con la situación de los migrantes, que devienen de sistemas socioculturales que todavía no han pasado por ese enorme esfuerzo de revolución cultural que Europa ha producido en estos cinco últimos siglos (revolución cultural religiosa, revolución cultural política parlamentaria, revolución cultural política social, revolución cultural de los derechos humanos, revolución cultural científica, revolución cultural tecnológica e industrial y económica, etc.). Revoluciones que se han ido concatenando-combinándose unas en otras, y que han producido esta flor-árbol que es Europa, y, Occidente

Para terminar, pienso-creo-estimo, que el articulismo de opinión ocupa un importante lugar en la idiosincrasia del pueblo y de las elites de este territorio-península, pienso que no se puede entender multitud de fenómenos que han sucedido, y que posiblemente seguirán existiendo, sin entender-comprender lo que nos dicen el columnismo, ese arco iris o sinfonía enorme de distintas voces, cientos o miles de voces, que cada día, ahora mismo, publican en unos mil periódicos digitales existentes en este trozo de Hispania-Celtiberia-Piel de Toro-Tierra de Conejos…

Sin releer a Larra, difícilmente se puede entender, el siglo diecinueve, ni el veintiuno. Siempre que me acerco a Larra, recuerdo a García Lorca, Miguel Hernández y, otros, estos tres genios, que se truncaron su vida-existencia demasiado jóvenes. Me cuestiono que nos podrían haber creado-interpretado del mundo, si Larra hubiese vivido-existido en este lanar hasta los sesenta-setenta-ochenta años… ¿Cómo podría haber cambiado-matizado-coloreado el rumbo de esta sociedad-cultura-Estado, si con sus matices e ideas y conceptos y percepciones, con sus aciertos-errores, nos hubiesen ofrecido su saber y sensibilidad hasta sus siete décadas…? ¡Nunca lo sabremos, nunca…!

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here