NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Montar en bicicleta en otoño puede ser realmente atractivo, pues el frío aún no es tan intenso como durante el verano y las temperaturas son más suaves que en verano. Junto con la primavera son los mejores momentos para rodar y descubrir bonitos paisajes caracterizados por la caída de las hojas en los árboles y los tonos ocres y pardos de esta estación.

No obstante, sí hay que señalar que esta época, ya próxima al final de año, es más inestable en lo meteorológico que el verano, lo que lleva a que las condiciones pueden cambiar de un momento a otro.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Antes de entrar en el equipamiento para bicicleta básico, conviene aportar un par de consejos clave: mirar la previsión del tiempo en las horas en las que pretendes salir, para conocer de antemano qué te vas a encontrar en la ruta; y salir a horas tempranas o en horas en las que no anochezca, pues los días son más cortos.

5 prendas imprescindibles para tus rutas en bici en otoño

Lo más complejo a la hora de montar en bici entre temporadas, entendiendo temporada por fría para el invierno, y cálida para el verano, es que la meteorología es poco certera y las condiciones pueden cambiar de un momento a otro, especialmente en zonas de montaña.

Por ello es aconsejable acudir a prendas versátiles que sigan la regla de las tres capas: una primera capa a modo de camiseta térmica, que aleje la humedad producida por el sudor de la piel y sea transpirable. La segunda capa esta ya sí es de protección frente a la temperatura en caso de que haga frío. Una tercera capa exterior será solo necesaria cuando las condiciones sean de lluvia o mucho viento.

La temperatura del tronco siempre influye en que las extremidades se mantengan calientes, así que si no hay una estructura sólida de capas, ni siquiera usar guantes, calcetines y manguitos funcionará para hacer frente al frío.

¿Maillots de manga corta o larga? 

La opción de un maillot de manga larga o uno de manga corta va a depender de la temperatura. En cualquier caso, si es de manga corta se puede complementar con manguitos. Otra alternativa es usar cuello tubular que ayudará a atrapar el calor en caso de que se salga muy temprano durante la mañana o ya previo al anochecer.

No olvides el chaleco cuando haga frío

Como prenda exterior accesoria es aconsejable llevar también chaleco en caso de que haga frío. Su función no solo es mantener el torso caliente, sino que actúa como agente cortavientos.

¿Cortavientos o chubasquero?

Una prenda extra que no puede faltar en el equipamiento de un ciclista es el cortavientos. A veces, el chaleco para ciclista y el cortavientos se pueden confundir entre sí, como también el chubasquero, por tener funciones muy similares.

Ante esta tesitura, lo habitual es usar el chubasquero únicamente en contadas ocasiones, pues no es muy frecuente en otoño días con excesiva carga de lluvia. La prenda anti viento sí es más versátil, pues se puede usar cuando hace frío a primera hora de la mañana, para bajar puertos o aumentar la protección del frío que aporta el chaleco. De este modo, el uso de cada prenda va a depender de la tolerancia a las bajas temperaturas y la lluvia de cada ciclista.

Cuida las extremidades con calcetines y guantes protectores

Las capas ayudan a que las extremidades estén protegidas del frío, pero si esto no se acompaña de calcetines térmicos y guantes protectores, las bajas temperaturas acabarán llegando hasta el cuerpo.

En el caso de los calcetines, los modelos elaborados a partir de lana de merino son muy recomendados. Ofrecen una gran capacidad térmica, evacúan el sudor y mantienen los pies cálidos incluso en condiciones de lluvia. La lana de merino es un tejido muy resistente que además es biodegradable.

Para las manos, la mejor alternativa son los guantes con tejidos que ofrezcan repelencia al agua y transpirabilidad. Aquí lo que deberás buscar es que el ajuste a la muñeca sea cómodo y que no reste sensación de movilidad en el manillar.

Culottes para proteger las piernas y el torso

Hemos hablado del torso y las extremidades, pero falta un área esencial a la hora de montar en bici: las piernas. Aquí se puede optar por culotes con tirantes de tres cuartos o bien por culotes completos, que protejan también los pies. La primera opción puede obligar a usar perneras si el frío es excesivamente intenso, mientras que la segunda resultará un tanto calurosa cuando las temperaturas son suaves.

La recomendación básica es optar por prendas y accesorios de calidad, que sean versátiles y poco pesados, transpirables y repelentes a la lluvia. Para la cabeza puedes utilizar una gorra básica de algodón o un pañuelo bajo el casco.

Con toda esta información, el equipamiento completo de un ciclista para rutas en otoño pasa por el maillot, acompañado de una camiseta térmica interior, guantes y calcetines térmicos y la opción de usar manguitos o perneras si el frío es intenso, acompañado del chaleco. Todo esto en caso de que la elección sea vestirse de corto. A su vez, no se puede olvidar el cortavientos y accesorios extra como las gafas o unos botines protectores frente a la lluvia.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here