Mujer Rural

Cada vez hay más estudios que afirman la importancia de expresar las emociones y los beneficios que y ello aporta. Sabemos que para sanarnos hemos de volver a sentir todas aquellas emociones reprimidas y el efecto terapéutico que ello conlleva. Sin embargo aún hay muchas personas a las que les asalta una y otra vez la misma pregunta: ¿cómo se siente?, ¿Cómo reconocer y diferenciar lo que siento de lo que pienso?
Estamos en una sociedad en la que se prioriza el pensar, es importante ejercitar la mente pero no es menos importante trabajar el corazón.

Hemos bloqueado el sentir porque nos hemos desconectado del niño que fuimos para no sufrir, para no sentir dolor. No hace falta haber vivido una infancia difícil, cuando somos altamente sensibles muchas veces, de manera inconsciente, acorazamos nuestro corazón como un mecanismo de supervivencia. Al igual que la tortuga se refugia en su caparazón, nosotros aprendimos a refugiarnos bajo un sin fin de máscaras y de personajes (complaciente, bueno, huidizo, controlador…) De este modo nos convertimos en adultos con niños frágiles en nuestro interior y con tantas capas que nos alejan de nuestra verdadera esencia, que si queremos llegar a sentir nos toca coger pico y pala.

FRANCO MOLINA CENTRAL

El pico simbolizaría la autoobservación y la pala la presencia. Estas dos herramientas son claves en nuestro proceso de autoconocimiento y crecimiento personal. Solo estando presentes y con el foco puesto en nosotros mismos podemos empezar a reconocer lo que hay, somos capaces identificar emociones disfrazadas de malestares físicos, podemos observar las respuestas automáticas en forma de reacción para poder cambiarlas. Hay que bajar de la mente y reconectar con el corazón. Dejar de estar fuera, pendientes de las reacciones externas, para estar dentro, en conexióm con nuestro Ser, con nuestro guía interior. El Lenguaje del alma es sutil pero sabio, viene en forma de intuición, imagenes, sincronicidades… ¿Te erizas al pensar o decir algo? Sigue así, estás afinando mente y corazón, la comunicación empieza a fluir de nuevo.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here