Mujer Rural

No muchas personas conocen el término de «alta demanda» y seguramente la reacción de algunos de vosotros y vosotras al escuchar dicho concepto haya sido: “¿el qué?”. Parece que esté de moda el utilizar diversas terminologías para etiquetar a un niño cuando en realidad no se trata de distinciones, si no de una característica más de la persona. Comencemos por el principio y explicando dónde nació este término.

«Bebé de alta demanda» o de «Alta necesidad» en inglés «High need baby«, fue acuñado por el pediatra americano, el Dr. Sears, cuando al nacer su hija Hayden, se dio cuenta de que nada de lo que hasta ahora había hecho con el resto de sus hijos, servía para ella. Tal como explica en su artículo 12 Signs Your Baby is High Need, el bebé con alta demanda suele tener unas características muy significativas:

FRANCO MOLINA CENTRAL
  • Son intensos en todo lo que hacen.
  • Hiperactivos. Un inciso. No se refiere a que sean bebés a los que les hayan diagnosticado la hiperactividad, pues esta patología no es tan sencilla de diagnosticar, ni mucho menos es algo que pueda verse reflejado en el comportamiento con unos meses de vida. Hace referencia a que existen bebés extremadamente nerviosos que tienen que estar en continuo movimiento. Ya sea jugando, gateando, o explorando una y otra vez los rincones de tu casa cuando comienzan a andar. Así que desde luego, si eres una persona a la que le gustaba cuidarse y practicar ejercicio, ten por seguro que lo continuarás haciendo (y si me apuras, mucho más que antes).
  • Absorbentes. Por norma general, eligen a una persona y se apegan a ella como si estuvieran todavía conectados por el cordón umbilical. Resulta complicado desaparecer durante unos minutos de la habitación sin que esa pequeña personita se de cuenta. Y ya cuando andan, te seguirá a todas partes para comprobar que efectivamente, no has desaparecido del mapa.
  • Maman frecuentemente. En este sentido, todos los bebés que toman pecho lo hacen a demanda, lo cual suele suponer comer a menudo. Es cierto que habrá bebés que hagan mejor las tomas y se sacien antes, pero por norma general, un bebé se apega al pecho materno.
  • Son muy demandantes.
  • Tienen frecuentes despertares. Puede que esta sea la característica estrella de la alta demanda. O por lo menos, la que más he oído nombrar a papás y mamás. A este apartado voy a darle unas cuantas líneas de más. El sueño. El gran temor de todos los progenitores. Lo normal es que cuando te topes con padres primerizos y no tan primerizos, escuches comentarios del tipo: qué mal he dormido, se ha despertado varias veces para comer”. Y es que, son pocos los casos de bebés que aguanten toda la noche del tirón. Pero, ¿qué pasa cuando te ves en la situación de dormir unas tres horas por la noche (o 4 el día que mejor), y a veces, no del tirón? O cuando piensas: “ha dormido tres horas por la noche y ni una siesta de quince minutos por el día”.

La hora del dormir puede llegar a ser muy dura y lo que sirva durante unos meses, ya        no valdrá pasado un tiempo. Desde bailar con tu bebé en brazos durante una hora,            hasta columpiarlo en su saltador y optar por dormirlo en una mecedora, son algunos de      los trucos que aprendes a lo largo de la crianza.

  • Suelen estar insatisfechos.
  • Son impredecibles. Los profesionales siempre te aconsejan el establecimiento de las rutinas desde los primeros meses de vida pero, en el caso de la alta demanda, muchas veces no se puede predecir cuándo dormirá hoy y durante cuánto tiempo. Tan pronto lleva ocho horas despierto y decide dormirse, como que considera más apropiado empalmar unas cuantas más.
  • Hipersensibles. Si existen situaciones tan sencillas como entrar a una tienda, o estar en un lugar en el que tu hijo se siente nervioso porque hay más gente o ruido de lo habitual, lo mejor es acabar con ese malestar.
  • Necesitan contacto físico día y noche (normalmente de mamá). Esto es una realidad. Aunque estés jugando a su lado, en cualquier momento viene y te regala un abrazo para sentir esa seguridad y amor que tanto necesita.
  • No se calman solos. Otra gran realidad. Con el paso del tiempo, aprendes a calmar a tu bebé en cada situación. Existen personas más nerviosas que otras que realmente precisan a alguien a su lado que le ayude a relajarse, ya sea con palabras o muestras de cariño.
  • Son sensibles a la separación. En este sentido, puede que no sólo se trate de la separación de sus papás sino que les cueste despedirse de aquellas personas que han sido capaces de ganarse su confianza y amor.

Lo cierto es que la alta demanda es un tema muy polémico, pues muchas personas piensan que al final, un bebé es alguien que necesita dedicación plena y trabajo constante por parte de sus cuidadores, sin embargo, puede que otros vean que su bebé demande el doble de esa labor. Al final, con alta demanda o sin ella, lo cierto es que resulta maravillosa la capacidad de aprendizaje de los bebés. Siempre algo nuevo, siempre algo increíblemente original.

 

 

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here