Francis Charles y Rosa Allué
monzón 2

“Hacia el residuo cero en Binéfar” es el lema de la campaña de información y sensibilización ambiental, para la minimización de residuos y mejora de la recogida selectiva para el reciclaje, que lanza el Ayuntamiento de Binéfar a través de su área de Medio Ambiente, con la financiación al 80 por ciento de la DPH. El concejal del área, Francis Charles, ha presentado hoy la campaña, apelando a la responsabilidad y colaboración de todos en el éxito de estas acciones.

“Minimizar los residuos es el objetivo a largo plazo hacia el que ir dando pasos y avanzando”, ha señalado el edil. Así, la campaña va de la mano del lema que se creó para la promoción del consumo de productos de proximidad (km 0) y que tan buena acogida tuvo tanto en comercios como entre los ciudadanos. El segundo lema de la campaña, “¡Menos residuos, más vida!”, quiere señalar los problemas ambientales que hay asociados al modelo de economía global y lineal y que compromete tanto la salud de las personas, como la de los ecosistemas en los que vivimos.

ECOEMBES COMARCA

Sobreexplotación de recursos naturales, contaminación de suelos y aguas, contaminación del aire por fabricación y transporte de mercancías a nivel mundial forman parte de un modelo económico que se sostiene, entre otras, por la cultura de la obsolescencia y del usar y tirar y que como consecuencia tiene la generación de miles de toneladas de residuos.

Esta campaña, por un lado, quiere informar sobre cuál es la situación actual en el municipio en relación con las toneladas de residuos domésticos y comerciales que se recogen en los contenedores de vidrio, cartón y envases y las que se llevan al vertedero de Barbastro de la basura que no separamos. De hecho, esta instalación intercomarcal acumula más de 30.000 toneladas de residuos municipales al año, 4.000 de las cuales se generan en Binéfar.

Anualmente, en Binéfar se recogen de los contenedores amarillos, iglús verdes y azules 162.000 kilos de envases ligeros, 158.000 kilos de vidrio y 244.000 kilos de papel y cartón, respectivamente. Las infraestructuras y servicios existentes para la gestión de los residuos son: contenedores de recogida selectiva de vidrio, cartón, envases, ropa, aceite, pilas y medicamentos, compostadores, mini-puntos limpios de barrio, punto limpio comarcal, recogida de enseres y voluminosos.

Sin embargo, las principales problemáticas que se encuentran los servicios de recogida selectiva son echar residuos en el contenedor que no corresponde (escombros en el contenedor verde), mezclar residuos (objetos de plástico que no son envases en el amarillo, plásticos en el contenedor azul), o no utilizar bien los contenedores (no doblar las cajas de cartón, tirar la basura en el contenedor verde de resto sin bolsa).

Entre las acciones previstas, se va a realizar una consulta a comercios y establecimientos de hostelería, sobre la realidad de su día a día; qué residuos generan en su actividad y cómo los gestionan, así como cuáles son sus principales dificultades. Para la comunicación con este sector económico, se cuenta con la colaboración de la Asociación de Comercio y Servicios de Binéfar y la Asociación de Empresarios de La Litera.

Por otro lado, del 13 al 15 de octubre varias educadoras ambientales realizarán sensibilización a pie de calle con material gráfico de apoyo. Se han editado folletos en cuatro idiomas (castellano, árabe, rumano y francés) para la población en general y decálogos de buenas prácticas que se repartirán en visitas personalizadas a comercios y establecimientos hosteleros de la localidad.

Se pretende que cale el mensaje para la mejora del reciclado de que “Nuestros hogares y empresas suman”, porque “necesitamos a cada persona y empresa, para que ningún residuo quede fuera de la rueda del reciclaje”, insisten las técnicos del área, para quienes es esencial mejorar los datos actuales, ya que de todos los residuos municipales generados en la comarca de La Litera, el 21% son residuos depositados en los contenedores de reciclaje, datos todavía muy lejos de los objetivos fijados por la Unión Europea para una economía baja en residuos y circular, que son reciclar un 65 por ciento de los residuos municipales en 2035 y que sólo un 10 por ciento deben terminar en vertedero.

Tener información nos puede ayudar y animar a tomar decisiones para que nuestros hábitos de consumo sean más sostenibles y saludables para las personas, el territorio y el planeta entero.

Francis Charles y Rosa Allué

Mujer Rural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here