Consejo Comarcal de la Ribagorza.
monzón 2

El Consejo de la Comarca de La Ribagorza manifestó en su totalidad su rechazo a la construcción de la línea de muy alta tensión entre las localidades de Laluenga e Isona. Con esta declaración institucional se apoya a la negativa ante este proyecto expuesta tras su anuncio por los municipios ribagorzanos de Benabarre, Tolva, Viacamp y Puente de Montañana, cuyos términos quedarían afectados por su instalación.

 

ECOEMBES COMARCA

Esta negativa, suscrita por todos los grupos que forman el pleno, se fundamenta sobre las enormes e irreparables afecciones paisajísticas, sobre el territorio y la ciudadanía, en las actividades económicas tradicionales y en los espacios naturales y estratégicos de los municipios y la hipoteca que supone sobre el desarrollo de la zona. Esta manifestación del Consejo solicita la atención a las reclamaciones de los territorios rurales que soportan la ejecución de estas líneas privadas de transporte que conectan los centros de producción de energía con los puntos urbanos e industriales de consumo ubicados a grandes distancias sin recibir ninguna compensación.

 

A esta oposición se añadió como declaración institucional, al igual que ocurrió con las tres mociones presentadas, de solicitar al Gobierno de Aragón una planificación y estrategia de ordenación territorial para controlar y regular la instalación de nuevas plantas de energía renovables en la que se tenga en cuenta a todos los actores implicados, especialmente, ante grandes proyectos de producción y distribución energética.

 

Laluenga.

Además, el Consejo comarcal aprobó como declaración institucional la denuncia a las deficientes estructurales del servicio sanitario en el Valle del Isábena y, en épocas de gran afluencia turística, en el Valle de Benasque. En este punto, se anunció la necesidad de recuperar las dotaciones y personal previo a la pandemia en el Punto de Atención Continuada ubicado en la Puebla de Roda, en el municipio de Isábena, y fortalecer la estructura de la plantilla de la zona básica de Salud de Castejón de Sos.

Anteriormente, Marcel Iglesias Cuartero, Presidente de la Comarca de La Ribagorza abrió la sesión del pleno trasladando la solidaridad, afecto y apoyo de la entidad a los “montañeses insulares” de La Palma por la afectación de la erupción del volcán Cumbre Vieja. A continuación, quiso resaltar las actuaciones desarrolladas desde el organismo comarcal tras la anterior reunión del pleno, destacando la reducción en la solicitud de ayudas de emergencia que durante el buen verano turístico ha recibido el Centro de Servicios Sociales de la institución y “la caída de forma drástica” de las listas de espera en el servicio de ayuda a domicilio. Estas estadísticas resalta el repunte del empleo y de la situación económica y social de la población tras la incertidumbre provocada por los efectos provocados por la pandemia.

 

Posteriormente, quedó aprobada por mayoría la redefinición de la ordenanza fiscal reguladora de la tasa de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) para bonificar y beneficiar a aquellos ciudadanos que se involucren en los programas de compostaje doméstico para reducir el impacto medioambiental y las toneladas de desechos orgánicos. La Comarca de La Ribagorza mantiene en esta línea su esfuerzo para reducir la huella de carbono con la modernización de la flota de vehículos de recogida de residuos y la programación de la campaña de sensibilización y educación medioambiental ante el cambio climático que, con la financiación del Gobierno de Aragón, se desarrolla hasta final del año con distintas acciones.

 

En este punto, el presidente comarcal quiso resaltar el amplio y variado calendario de acciones que desde el Centro de Servicios Sociales se ha dirigido en el último cuatrimestre anual, incidiendo en la recuperación de la Jornada del Voluntariado (8 de octubre en Castejón de Sos) o la reactivación del Plan comarcal de prevención de adicciones (20 de octubre en Benaberre).

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here