Espíritu siempre joven
monzón 2

En la Edad Media la actividad artística, científica y literaria se desarrollaba en los monasterios. Entonces surgieron monjes artistas como Fra Angélico o Filippo Lippi cuyas obras podemos admirar en la actualidad. En todas las iglesias, catedrales o conventos se alojaban las obras de arte más relevantes de su tiempo y la Iglesia actuaba de mecenas de los artistas y las artes. A lo largo de los siglos, la iglesia fue perdiendo poder y el arte en todas sus manifestaciones pasó a formar parte de la vida seglar hasta nuestros días. Actualmente parece que esa unión de la Iglesia Católica y las artes está bastante resquebrajada con honrosas excepciones como la Capilla del Santísimo de la Catedral de Palma de Barceló, la Capilla Rothko en Houston, la Capilla del Rosario de Matisse, la Capilla de Notre Dame de Le Corbusier o la Catedral de Nuestra Señora de Oscar Niemeyer.

Isabel Guerra con su pintura sigue la estela de los religiosos artistas y en la clausura, con el silencio y la paz, ella recrea la obra de Dios. También, su práctica artística entronca con la corriente que expresa una nueva espiritualidad y representa el paisaje y los personajes como una “creación divina” alejada del artificio de lo humano, como hicieron en su día Friedrich, Turner o Constable. Isabel Guerra no ejecuta motivos religiosos. Pinta personas y paisajes, pues Dios está en todas partes e intenta captar los sentimientos que siente frente a las vivencias que plasma en sus obras. Como Picasso decía de la génesis de sus obras, Isabel Guerra asimismo postula que ella no pinta lo que ve, sino lo que siente.

varios
Cada uno siguiendo su camino 1 y 2

Se ha dicho de la obra de IG que es hiperrealista, pero eso no es así, es simplemente realista (algo que ella misma dice en entrevistas). La diferencia está en que su pintura, aún con bastante precisión en el detalle no llega a asemejarse a la fotografía, como las de corte hiperrealista de Antonio López o Eduardo Naranjo. Le interesa más la luz de la que es una maestra y así, en sus obras encontramos ecos velazqueños, de Vermeer o Van Gogh (en “¿Amanecerá un nuevo día en el arte? podemos ver la huella de “La noche estrellada” del maestro holandés)

El Milagro de Calanda

Una de las características del trabajo Isabel Guerra es su versatilidad, lo que le confiere una gran riqueza de posibilidades expresivas en distintos medios. La pintura es el medio en el que su obra adquiere dimensiones de máxima calidad: pinta con espátula algunas de sus obras y otras con pinceles. Los dibujos son, de igual modo, muy notables como en esta muestra “Alegre confianza”. También hace fotografías de distinto corte, soporte y técnica, aunque en mi opinión no son lo más reseñable de la muestra. Finalmente define como pinturas digitales una serie de obras, que para mí es lo más flojo de la exposición, pues no son auténticas pinturas digitales (realizadas sólo con estos medios) sino fotografías escaneadas que modifica digitalmente. Lo más destacable de esta exhibición es, sin duda, el óleo del “Milagro de Calanda”, boceto del cuadro que esta en el Pilar (Según dicho milagro, la Virgen del Pilar, restituyó la pierna amputada tras un accidente a Miguel Pellicer, oriundo de Calanda, en el siglo XVII) Todos los óleos son muy interesantes tanto sobre lienzo como sobre tabla y asimismo los pasteles.

Y quiero destacar una obra sobre todas las demás  “Espíritu siempre joven”. En ella podemos apreciar a la Isabel Guerra más contemporánea, la que utiliza un lenguaje más actual: es una pequeña tela en la que podemos ver como una anciana de espaldas contempla lo que parece ser un Rothko. Es una obra minimalista, con escasos elementos, escaso cromatismo, y enormemente emotiva. No debemos olvidar que el lenguaje realista en pintura fue abandonado cuando se inventó la fotografía en el siglo XIX y surgió el impresionismo, ya que no tenía sentido seguir reflejando la realidad cuando una máquina podía hacerlo mejor. En ese sentido el lenguaje realista parece anclado en el pasado, pero estos tiempos también se caracterizan por la coexistencia de todas las tendencias y todas las hibridaciones.

Esta exposición es demasiado heterogénea, según mi criterio, y al presentar óleos, dibujo, pasteles, fotografías y fotografías intervenidas en tantos y diversos temas, desdibuja y resta potencial al conjunto. Hay retratos (tres muy notables de los últimos obispos de la diócesis), el milagro, fotos de personas, paisajes rurales, paisajes urbanos, interiores, exteriores,  un dibujo y bodegones de flores (totalmente prescindibles). En este tipo de exhibiciones resulta conveniente el trabajo de un comisario que homogeneice el conjunto, lo haga más comprensible y lo dote de entidad.

De cualquier modo es sólo una opinión y fórjense ustedes la propia visitando esta exposición altamente recomendable. Además, como aliciente, al estar integrada en el conjunto de obras del museo, podrán revisitar las maravillosas obras del mismo.

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here