Luis Montes, presidente del barrio 
monzón 2

Alba Mur: Decir Entremuro es decir Barbastro. Estamos hablando del barrio que dio origen a la ciudad. Usted, como buen conocedor de la misma, háganos un breve resumen de la evolución del barrio.

Luis Montes: Aquí en la Barbacana estaba el palacio de Jalaf i Rachid in Hasad que se le considera el fundador de Barbastro. Los árabes entraron en la Península  en el siglo VIII y llegaron al norte estando Barbastro casi al límite de la Marca Hispánica. Una vez aposentados trajeron a sus familias de África y comenzaron a formar la ciudad. Entremuro significa entre murallas. Dejaron un espacio conocido como la Plaza de la Candelera y construyeron hasta las Hermanitas donde estaba la puerta Traviesa (este), había 3 puertas más: Portón del coso (sur), Puerta Corvina (oeste) y la Puerta de la Peña (norte). Esos fueron los inicios de la ciudad de Barbastro. 

varios

Pasando el tiempo llegamos a la formación del Reino de Aragón con Sancho el Fuerte y su hijo Ramiro I se aposentan en la plaza de la Candelera, lugar donde hoy hay una placa que cuenta esta efeméride de la boda de Petronila y Ramón Berenguer IV. A partir del siglo XIII la gente noble que vivía alrededor de la plaza de la Candelera bajan a la plaza del mercado y la ciudad comienza a expandirse hasta el puente de San Francisco. Posteriormente en el siglo XVI Germana de Foix ordeno que dos terceras partes de los arbitrios que se cobraban en la feria de la Candelera se destinaran a la reconstrucción de las murallas del Entremuro.

A.M.: Este año nos quedamos sin fiestas, sin pasacalles y sin Gastromuro, aunque no ha faltado la misa.

L.M.: Hemos celebrado la misa en honor al Santo Cristo y ha acudido bastante gente; le hemos cantado una jota como de costumbre.

A.M.: ¿Cómo definiría la identidad Entremurana?

L.M.: La identidad lleva consigo otras consideraciones. Ésta se forma por las tradiciones que se tienen, la cultura, el folklore y la música e incluso por la gastronomía y el clima. En este caso,  el barrio del Entremuro ha sido de agricultores con todo lo que ello conlleva. Nuestra identidad es también la identidad aragonesa en general: la jota, la virgen del Pilar, la catedral y también destacar que convivieron las tres culturas que en la edad media estaban en España: cristianos, judíos y mozárabes.

A.M.: ¿A qué se debe que mientras otros barrios han tenido distinta evolución la asociación de vecinos del Entremuro ha venido trabajando con fuerza en las últimas décadas?

L.M.: Una vez llegada la transición política, con la democracia, el Entremuro fue el primer barrio de Barbastro que recuperó las fiestas que eran celebradas antes de la Guerra Civil y después siguieron el resto de barrios. El pasacalles de antorchas, el toro ensogado, eran actos que se realizaban  antes de la Guerra durante la feria de la Candelera, que era la época de las fiestas.  Éstas fueron trasladadas a septiembre coincidiendo con la festividad del Santo Cristo de los Milagros y organizadas por las mismas generaciones de  familias que siempre han vivido en el barrio.

La comisión ha sido la misma llegando a formar casi una familia y esa ilusión y bienestar es el que nos ha permitido continuar.

A.M.: La buena cohesión vecinal sería la cara de la moneda, ¿y la cruz? ¿Quizá los servicios?

L.M.: Cada vez va siendo más ligera la cruz porque las calles se van arreglando, la iluminación es mejor y más adecuada.  El barrio tiene buenos servicios: colegios, ayuntamiento, catedral, palacio episcopal, el hospital y los supermercados bastante cerca. Eso con lo socializadora y humana que es la vecindad en la que todos participamos de lo bueno, de lo malo y de todo lo que sucede en el barrio.

A.M.: ¿Cuál es la situación actual del barrio? ¿Qué radiografía realizaría: demográfica, social, infraestructuras…?

L.M.: Actualmente existen muchas casas cerradas en la parte más alta del barrio porque han fallecido los que las habitaban o porque los sucesores se han trasladado a otros barrios más modernos de la ciudad. En la actualidad resulta más barato comprar un piso nuevo que restaurar una casa vieja.

Nuestro principal deseo es que viniera gente joven con ganas de involucrarse en el barrio  para darle vida. Lo que no queremos es que nuestro barrio se convierta  en un gueto.

A.M.: ¿Siguen reclamando el parque de la Barbacana, cómo está el asunto?

L.M.: El soñado parque de la Barbacana está en marcha, su evolución es muy lenta debido a que se tuvieron que realizar catas arqueológicas y estamos pendientes de volver a repetirlas porque los primeros resultados salieron restos de la primera muralla que tuvo Barbastro. Hay una parte importante que es la plaza donde está el Peñón que se ha restaurado recientemente de una manera muy digna y práctica. De este modo se ha evitado el peligro de caída.

En este parque tenemos el pozo del Hielo, actualmente muy visitado por los turistas, dado que  llama la atención al haberse aprovecha la pared de fondo de roca arenisca dándole forma de rectángulo.

A.M.: También fueron críticos con el soterramiento de los yacimientos aparecidos frente a las Capuchinas. ¿Oportunidad perdida para hacer un parque arqueológico y divulgar más los orígenes de la ciudad?

L.M.: No, porque se han tapado todos los restos arqueológicos debidamente para conservarlos de cara a una futura exposición de los mismos que pueda realizarse cuando la carretera de Salas esté terminada.

En el libro “Entremuro 1.200 años de historia”, editado en 2.003, se puede seguir indagando sobre la historia del barrio.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here