Ro lugar de Salas Altas, 1968. Archivo del Grupo de Estudios de Salas Altas
ciudadanos

En memoria de todos los abuelos y abuelas con los que pasé muchas tardes en los bancos del muro en Salas Altas. Con ellos lloré, reí y sobre todo, aprendí. Y en especial a la memoria de Rosa quien relató esta increíble pero verídica historia.

Me casé bien chobeneta con un misache d’Alquezra, Antonied. Ros meses pasón bolando y serbidora, no podeba quedar-me en estau. Asinas, que le fize una nobena á ra Birgen de ra Candelera. Y suzedió ro milagro de preñar-me. Ra bispra de ra Birgen del Carmen nos nazió ro nino: Migueled.

GOB ARAGON surge

Sin dar-nos en cuenta pasón ros años. Al prinzipiar a ir ta ra escuela, nusotros marchábanos ta ro monte bien tranquilos, que d’otra traza no abeses podiu.

Y chino chano, íbanos tirando. Pero ra cosa ye que dispués de mucho remugar-lo, cogiemos en arriendo unas biñas y tubiemos que clucar os ojos y dezidiemos de comprar-nos una mula en ra feria de ra Candelera. Gastemos ras pocas perras que tenébanos.

L’animal era demasiau choben ta llebar-nos-la ta ro monte. Asinas que iste ombre mío pensó que asta dispués del berano se quedaría en ra cuadra pa que medrase y se ponese zereña.

En isas, nos en fuemos ta ro monte porque iste ombre no callaba con bribar as oliberas d’Aguilar. Y anque nomás fuese por no sentir-lo, y sabiendo que ros ombres son más romanzeros que ra mosca mula, prinzipié á apatusquiar-lo to ta pasar o día en ro monte si saliba güeno. Con que ra noche d’antes, le diziemos á ro zagal que nos n’iríamos tal olibar ro monte, que cuando salise de ra escuela benise ta casa á recordar a mula, le llenase ro pesebre de palla y d’ordio y le ponese agua. Como Migueled ye un tronlirón, le’n repitié contino. Me dijo que sí, que bendría ta casa pa ber a mula. Aún le bozié: “Rediós, como tú t’olbides de benir ta casa á recordar ra mula y le pasase bella cosa mala, te cuelgo. No te salba ni ra Redenzión”.

A ra media pa ras siete emprendiemos cara Aguilar y aún dejemos á ro crío en ra cama. Estubiemos to’l día en l’olibar contando con que Migueled abeba estau en casa recordando l’animal. ¡Bien! Que s’acordó de ra mula. Al plegar de ra escuela galopó ta casa tía ande abeba de comer.

Al escureziu golbiemos ta casa y Migueled estaba con otros zagaletes por as dembas dondiando. Lo llamé d’un bozinazo, con que, trontrón, bino ta casa.

Su padre y yo repleguemos tos ros trastes y en isas, me se fizo raro que ra mula no fese menzión, con que le pidié á Antonied que bajase á recordar-la. No pasón ni dos menutos que lo siento boconiar que benise bolando. Nomás poner un pie en ra cuadra, me die en cuenta de que uloraba a sucarrau. Y beigo un cable que le saliba á ra mula de ra boca. Ba iste ombre á echar-le mano ta ra lomera y ¡pataplof!, que cae l’animal tieso como un mallo tal suelo. Y se quedó con ras garras t’arriba, drechas como baras de zerollera, mirando cara ros maderos. ¡Miá!, pensé que á Antonied le daba ro zaguero mal porque le cambió ro color y le tretolaban ras garras de ber a mula tiesa. Y sí, sí: le saliba un cable por a boca. Ro mariu, como pudo, l’abrió ra quijada. ¡Birgen Santisma de ra Candelera! ¿No que en ra punta de ro cable amanezió una bombilla que l’abeba llegau asta ro garganchón? ¡Bai! Ra mula s’abeba tragau ra bombilla de ra cuadra y s’abeba electrocutaú. ¡Pobrona! En ber-se sin comida se puso á esferruchar con ra bombilla ¡y se la echó ta’l cuerpo! Y ra electrizidá de ro clable de ra luz l’apretó semejante rampazo, que la florió bien florida.

Llamemos á ro zagal, que si por yo abese siu, l’abese matau. Me subiba por as garras asta ra coroneta como un rosigueo… pa aber-me dau un algo. ¡Con que agarra-te iste ombre mío, que teneba un pronto pa temer-lo! Enganchó á Migueled de ra pechera y le bozió que si en ra mediodiada bino á recordar á ra mula… y ro crío benga gramar. Asinas, que lo soltó d’un espentón y lo tiró todo largo.

Anque á Migueled cuasi no le saliba ni ra boz, nos dijo que no, que no s’abeba acordau. Ro mal estaba fito y como que te dases de tozadas. Antonied esfurió á ro crío ta ra cama y le dijo que á l’otro día no iría ta ra escuela.

Á iso de ra media pa ras seis, iste mariu mío entró en l’alcoba de ro zagal y lo sacó de ra cama. D’un bote brinqué, me bistié y salié escopetiada ta ra cozina pa fer-les l’almuerzo. Antonied dijo que se’n iban ta ro monte ra Molera. Me clabé atrás de ro bentanuco pa ber-los marchar y béteme que iste ombre carriaba dos jadas, ra forca, ra pala y asta ro bigós. Me se pasó por o tozuelo á ber si quereba dar-le una cazada á ro crío y lo enrronar ro crío en bella foba… En isas, amaneze Ramoned de ro Forno con ra  mula carriando l’estirazo. Sacón á estirons a l’animal sucarrau y l’atón. Asinas que marchón cara ra ta ro monte.

A l’amaneziu llegó ra comitiba ta ro monte y Antonied le dio ra jada á ro zagal y le boconió: “¡Prinzipia á picar pa fer una foba pa enronar a mula. Bien gorda l’has fito, asinas escarmentarás!” Migueled rancó á jadazo limpio y a ro primero, bien, pero á iso que pasón ras oras y ra cosa seguiba por l’estilo… ro crío prenzipió á gramar. De cosa le balió, Antonied ni inmutar-se fizo. Sonón ra una, ras dos, ras tres, ras cuatro… y ra foba casi estaba rematada. Carrión á ra mula y la clabón en dentro ro forau. No fue menester más que Antonied l’echase l’ojo á ro zagal, que ascape supo que le tocaba d’enrronar-la. Con que, trontrón, que sonón ras zinco, ras seis y ras siete y ya de noche preta, ra mula quedó bajo tierra.

En ra cadiera, con l’alma en bilo, no podeba más que dar-le güeltas á ro tozuelo d’ánde pararía ro crío… y en isas siento ra puerta y ascape bide á ro crío bien.

Se’n fue ta ra cama rebentau. Antonied me contó ro qu’abeba aconteziu. Embustera sería si dijese que no m’afligió que ro nino abese pasau isos bituperios, pero ye güena berdá que un pecau no ha de quedar-se sin penitenzia.

Tos preguntarez qué pasó con casa nuestra dispués de morir-se-nos ra mula: al poco se murió tía Justa, pobrona, y en isas que nos bino á ber mi primo Cosmito con ra mosica de que su madre quereba que, en morir-se ella, nos diese una caballería pa ir tirando. Asinas, en menos d’un año golbiemos á ber guelta güena. Y Migueled anque era bella miaja tronlirón, l’entró más sesera.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here