ECOEMBES COMARCA

Sentada junto al hogar, mirando el fuego que llena de luz y calor la estancia donde estoy, no puedo sentirme más dichosa. Hace un momento, podía ver, a través  del balcón de una gran terraza, el paisaje otoñal en plena montaña, a 1500 metros de altura. Esa explosión de colores intensos y cálidos: amarillos, anaranjados, rojizos, lanzan al aire un adiós melancólico a los días de verano y actúan como un recordatorio del sombrío y frío invierno que acecha a la vuelta de la esquina. Aquí, en una urbanización perteneciente al municipio de Sallent de Gállego, en el Alto Gállego, provincia de Huesca, ya se percibe esa entrada al invierno. El frío ha venido de golpe y las montañas están empezando a lucir ese manto blanco que muestran orgullosas y que, además de purificar la tierra, nos prepara para una etapa de introspección, recogimiento, reflexión y reinvención. Momento en que la naturaleza nos dice que es hora de bajar la velocidad y disfrutar de la familia y de nosotros mismos.

Puedo notar en mis adentros, ahora que la noche se ha encargado de borrar ese paisaje, ese cielo gris, esa bruma que tapa las hojas y que todavía limita más la visibilidad por la suspensión de diminutas partículas de agua, esa sensación de placidez que me otorga este retiro voluntario.

¡Quién sabe si mañana al levantarme, correré los visillos y mis ojos se iluminarán viendo los montes teñidos por la nieve, apoderándose de esos tonos dorados o rojizos que hoy formaban una preciosa combinación con esa nevisca que ha venido para sorprendernos!

En cualquier caso, la naturaleza no deja de asombrarnos con esa belleza que en cada estación despliega. Estoy de acuerdo con A. Einstein, quien afirmaba que si mirábamos profundamente la naturaleza, comprenderíamos todo mejor. Y es evidente que es una fuente de conocimiento y un gran atractivo, algo muy importante para el ser humano.

Una vez más, tengo que dar las gracias por oír esos mensajes que me llegan a través del paisaje, por fundirme con él y dejar que mi cuerpo y mi mente vibren en espera de nuevos alicientes que renueven mi vida. En una palabra, gracias por esa energía que cada estación me aporta y por esos momentos mágicos que vivo en conexión con la naturaleza.

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here