ciudadanos

Cuan se i llega dende Monzón a Balbastro, la primer dentrada é la de la rotonda que n’hay debaix de la N-240. Allí cal pillá el primer ramal (N-123), que é el que puya enta Graus, l’Aínsa y per astí. A cuasi 500 m., que l’he mediu, s’ha de pará uno a una siñal de STOP, en metá los dos carrils. Si to va ben y no te baixa nenguno de frente, puez chirá enta la izquierda y ya estás a l’Av. el Cinca, que te dixa encarau ent’ane precises de í.

Tornenye al STOP. Perpendicular al carril de los que puyan, y a mano drecha, n’hay una salida que viene de la Boquera u del istituto Martínez Vargas, seguntes se tercie. Ixes tienen un STOP. Los que te i salen de l’Av. el Cinca per la izquierda en tienen un atro de STOP. Per no esllargalo guaire diré que ixe esbarre, entre estops ane cal parase y cedas ane cal pará cuenta, tiene de tot. Anda normas de cerculación, que tamé cal feles caso. Los que veigan per la vía prencipal pasan antes. Los que veigan per la drecha pasan antes. Los más espabilaus tamé pasan antes.

GOB ARAGON surge

Y ara tos conto el mío caso. Tornaba de Monzón de noche, llovén, allá a la media pa las once. Me paro al STOP. M’aspero a chirá perque baixaba un cambión. Vendría de bel camino de per allí al lau, perque per las ruedas escupiba bardo. Las escobillas l’esparcen pe’l parabrisas. A lo que iba a salí, veigo que se para uno al STOP del istituto. El tiengo a la drecha. Me fa dudá si tirá u asperame, onque yo estoy a la vía prencipal y ixo, si mos hen de fiá de lo que te contan a l’autoescuela, te da las de ganá. Pero mia, bella vez m’ha pasau que per querí fé valé la mía preferencia m’han braceau u mesmo pitau. Asinas que dixo que pase, que no me corre guaire prisa; manimenos, el atro ni se menea. Chiro el cuello y veigo un auto de los cevils al STOP de la izquierda. A ellos les toca d’asperase. Encomenzo a sudá y, no me preguntez per qué, me jodo la mascareta a las narices, que la llevaba baixada. Se m’embafan los lentes, que pa acabalo d’apañá son bifocals y encara no les he pillau el chiste. Los limpio una miaja con los dedos y me fijo que’l de la drecha se me mira. Los cevils tamé se me miran. S’embafan toz los cristals del auto y no i veigo res. Poso la calefación a to meté. En ixes istantes la ruixada é prou tal cual, y las gotetas d’aigua fan tantas lluminetas con las lluces y los intermitentes que ya no m’acllaro. Voy a arrancá pero me paez que’l de la drecha fa mención de querí salí. Freno. Los cevils me bracean. Se m’han agarrotau las garras. Torno a mirame enta la drecha y no se qué hostias foy que se me cala. Enchego. Alento como un onso y torno a embafá los lentes. Los cevils pitan. Llevanto la pierna ent’alto en una sacudida y la’stiro enta’l acelerador, de mientras nomás penso que yo tiengo la preferencia. Ah, y que pe’l maitino se m’ha olvidau de tomame la medicación pa los nervios. Siento una tamborinada y se despara el airbag.

No penso torná a dentrá mai a Balbastro per ixe llugá.

 

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here