Pie de estatua dedicado al FLVMEN HIBERVS

Hoy hablamos de la procedencia de la primera parte del nombre de sitios típicos de Barbastro como Iberjabugo, Iber Tapa o Comercial Iber Somontano, y de otros más comunes en Aragón y España, como Ibercaja o Iberdrola, y del nombre de nuestra Península.

No está del todo claro de dónde proceden los nombres de Iberia y de los iberos. Si bien al principio el primero se refirió a una pequeña parte de la actual Huelva (fuentes muy antiguas hablan de un río Iberus -tal vez el actual río Tinto- en esta provincia y de sus habitantes, los iberos), pronto pasó a llamar a toda la Península (del latín paen[e] insula, o casi isla), y el escritor Apiano (Alejandría 95 – Roma 165) escribe que algunos nombran a Iberia como Hispania.

GOB ARAGON surge

Iberia es, pues, el nombre con el que los griegos llamaban desde tiempos remotos lo que hoy conocemos como Península ibérica. El historiador griego Heródoto (circa 484-425 a. C.) cita ya el topónimo Iberia para designar la península, que es conocido en todo el mundo griego. Posteriormente el historiador griego del s II a. C. Polibio escribe: “Se llama Iberia a la parte que cae sobre Nuestro Mar (Mediterráneo), a partir de las columnas de Heracles (el Estrecho de Gibraltar). Mas la parte que cae hacia el Gran Mar o Mar Exterior (Atlántico), no tiene nombre común a toda ella, a causa de haber sido reconocida recientemente”.

El geógrafo griego Estrabón a finales del siglo I a. C. escribe: “Iberia se parece a una piel de toro, tendida en sentido de su longitud de Occidente a Oriente, de modo que la parte delantera mire a Oriente y en sentido de su anchura del septentrión al Mediodía”. No deja de ser chocante que todavía hoy hablemos de la vieja piel de toro para referirnos a nuestro país.

Pero también estas palabras pueden derivar del nombre latino del actual río Ebro (Hiberus flumen), con el añadido de una H. Respecto al significado del lugar de nacimiento de este río, en Fontibre (Cantabria) es muy curiosa su etimología: Fontes Hiberi o Fuentes del Ebro. Ya el escritor romano Marco Porcio Catón el Viejo (234-149 a. C.) en su libro Origenes VII escribía de este río: Is oritur ex Cantabris, magnus et pulcher, pisculentus: “Nace este de tierra de los Cántabros, grande y hermoso, abundante en peces”.

 

 

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here