No hay duda de que los pequeños electrodomésticos como las arroceras, los exprimidores, las batidoras o las picadoras, entre otros muchos, nos facilitan mucho la vida.

Por ejemplo, adquiriendo una máquina para hacer pasta barata tienes la posibilidad de “fabricar” tú mismo la materia prima necesaria para elaboraciones tan deliciosas como ravioles, tallarines o canelones, entre otras muchas.

MONZON
gobierno de aragón

Evidentemente, debe reunir ciertas condiciones que hagan de ella una buena compra que cumpla con lo que necesitas. Para esto y otro tipo de elementos similares, nada como una buena lista de artículos de cocina relación calidad precio en la que se especifiquen todos los detalles.

Cómo sacarle el máximo partido a nuestra máquina para hacer pasta

Este tipo de máquinas son muy fáciles de utilizar, pero siempre hay ciertas cosas a tener en cuenta que nos ayudarán a sacarles el máximo partido.

Una de las principales ventajas de este tipo de máquinas es que la pasta que hagas con ellas tiene una textura mucho más agradable.

Además, también está el hecho de que con la pasta hecha de forma casera tienes la seguridad de estar elaborándola con ingredientes frescos y de calidad sobre los que tú tienes todo el control.

El ahorro económico también es un factor muy importante que, por si fuera poco, hará que recuperes rápidamente la inversión. Además, suelen ser muy duraderas, ya que por norma general están hechas con un material muy resistente.

Los accesorios

Las máquinas para hacer pasta tienen como base un juego de rodillos que se encargan de aplanar la masa cuando pasa por ellos. Generalmente, suelen ofrecer la posibilidad de regularlos con el objetivo de obtener pasta de diferentes grosores o para ir aplanando gradualmente la masa.

Además, existen accesorios de corte que suelen ser compatibles con la gran mayoría de ellas. Algunos de los más utilizados son los que permiten crear tiras de pasta de distintos tamaños a partir de las láminas grandes.

Dentro de ellos también hay otros con los que se logran cosas como los famosos y riquísimos ravioles (a partir de dos láminas grandes) que después se pueden rellenar para finalmente cerrarlos y cortarlos del tamaño adecuado.

La clave: que la masa esté en su punto justo

El que la masa esté en su punto justo es fundamental para que la máquina para hacer pasta no nos cause ningún quebradero de cabeza.

De todos modos, no es nada de lo que haya que preocuparse mucho, pues lograr esto es muy sencillo.

En el caso de la pasta al huevo, uno de los más frecuentes, basta con romper unos huevos a los que luego se les añade sal para después ir batiendo añadiendo harina para finalizar amasando hasta que la masa tenga la textura ideal.

La masa nunca tiene que ser pegajosa, pero tampoco quebradiza. En el caso de que quedara pegajosa, puede solucionarse fácilmente agregando harina. Para la masa quebradiza, basta con un poco de agua.

El amasado siempre debe ser de aproximadamente cinco minutos como mínimo. Es precisamente durante esta acción de amasar cuando el gluten se vuelve elástico, otorgando una magnífica textura a la masa con la que se logra que sea mucho más sencillo trabajarla después.

Lo cierto es que estamos ante una máquina tremendamente útil que nos permitirá elaborar montones de platos y cuya inversión además se recupera rápidamente. Para encontrar la ideal basta con consultar una buena lista comparativa en la que se especifiquen todos los detalles.

Gobierno de Aragón
GOB ARAGON surge
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here