ECOEMBES COMARCA

Cáritas Diocesana Barbastro Monzón mantiene las cifras de atención a personas desfavorecidas prácticamente dos años después del inicio de la pandemia. La entidad cristiana ha dado cobertura a 1.600 personas aproximadamente con la concesión de 5516 ayudas a fecha de hoy, “datos similares a los del año pasado si bien el perfil de persona ha cambiado, cada vez son más los vecinos con una vida normalizada los que acuden pidiendo ayuda”, ha explicado Amparo Tierz, directora de Cáritas.

Precisamente sobre el perfil de población atendido dentro de programa de Acogida se constata que predominan “cada vez más, personas que nunca antes habían acudido a nuestra entidad de nuestro territorio y familias monoparentales, con una edad media de entre los 35 y 45 años”, ha señalado Amparo Tierz. También hay un alto número de personas latinoamericanas que presentan dificultades económicas y que se encuentran en situación irregular (30%) o asilo (20%).

Roberto Ramón y Amparo Tierz en la presentación de la campaña de Navidad de Cáritas. JLP.

Esa normalización de la pobreza constituye el lema de la campaña navideña de Cáritas que bajo el  lema ‘Esta Navidad, cada portal importa’ pide al ciudadano que esté atento a los portajes de sus inmuebles ya que ellos pueden encontrarse prójimos que “no llegan a final de mes”, como reza el cartel. “Hace más de 2000 años, en el portal de Belén nació Jesús. Afortunadamente, con la ayuda de quienes les visitaron, José, María y Jesús pudieron salir adelante. Hoy, esta historia  se repite, cerca de nosotros. En nuestro mismo bloque de edificios, en nuestro mismo portal o quizá, a la vuelta de la esquina. Porque hay tantas vidas como portales. Y en muchos de ellos se necesita ayuda urgentemente”, ha señalado Tierz que ha estado acompañado por el delegado episcopal Roberto Ramón Uriol.

Las necesidades detectadas a raíz de la pandemia se centran en materia de empleo, brecha digital en los hogares más vulnerables, necesidad de apoyo emocional y concesión de ayudas de urgencia.

El panorama que ha presentado el delegado episcopal para Cáritas es el de una sociedad donde se ha está acrecentando la separación entre los ricos y los que no tienen. Así frente al consumismo propio de estas fechas, los más vulnerables tienen dificultades para acceder a la alimentación, salud, vestido o transporte, y la digitalización está creando una brecha que genera una pérdida de oportunidades para acceder al empleo, la educación, las ayudas públicas o las propias relaciones sociales.

Trastornos mentales por la pandemia  

La crisis sanitaria también ha supuesto un grave problema de salud pública y una gran alteración para la vida de las personas, particularmente, en las más vulnerables. “Los colectivos en riesgo o exclusión social, como se ha demostrado en otras crisis, tienen mayor incidencia de desarrollar diferentes trastornos mentales o patologías de algún tipo”, señalan. En este sentido Cáritas ha puesto en marcha un servicio de apoyo emocional para atender a casos tanto a nivel individual como grupal, orientado a personas y familias en riesgo de exclusión social. También tiene un carácter preventivo para la detección precoz de factores de riesgo y prevención de situaciones de desprotección y de exclusión social que afectan a este perfil de población.  Este servicio ha realizado en lo que llevamos de año 152 atenciones.

Con respecto a los niños también se ha notado el aumento de las atenciones llegando a 245 menores a través de actividades para paliar la brecha digital y reforzar su educación curricular.

En cuanto a la búsqueda de empleo, la oficina de colocación BARMON de Cáritas han atendido a un total de 444 personas en itinerarios personalizados de acompañamiento (tutorías individualizadas, sesiones grupales de elaboración de CV, búsqueda activa de empleo, etc.) orientación, prospección y formación ocupacional. El perfil que predomina son mujeres (70%) de entre 35 y 45 años, con cargas familiares, frente a un 30% de hombres, ambos con baja cualificación profesional. El porcentaje de personas insertadas ha sido de un 32,65%.

Desde Cáritas Diocesana Barbastro Monzón quieren agradecer el trabajo de los voluntarios y las aportaciones recibidas para poder seguir prestando estas atenciones y animan a que en estos días navideños se participe en las colectas y actividades que se realizan en cada parroquia.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here