Las duchas para minusválidos tienen características bastante diferentes a las comunes; generalmente, son adaptadas al tipo de condición que presentes. El baño es uno de los espacios más importantes de acondicionar en estos casos porque es el lugar donde existen mayores posibilidades de que se presente un accidente.

A continuación, nos enfocaremos en contarte cómo adaptar una ducha para minusválidos y utilizarla eficientemente. No tiene grandes complejidades, pero si eres el encargado de atender a una persona con poca movilidad, es importante que conozcas las diferentes posibilidades que tendrás.

GOB ARAGON surge

Te cuento como son las duchas para minusválidos

Seguramente, estés acostumbrado a las duchas usuales que existen en todos los baños, pero cuando presentas una condición especial o tienes un ser querido en dicha situación, entiendes que no son las más cómodas. En este sentido, existen algunos cambios que podrías hacer.

Para comenzar, colocar barras es indispensable porque es una manera de tener un poco de estabilidad durante el baño. Asimismo, los asientos son muy útiles porque la mayoría son hechos con materiales especiales y antideslizantes que ayudan a realizar el aseo con mayor facilidad.

Los asientos deben cumplir con ciertas características especiales

Debemos señalar que los asientos para duchas para minusválidos no son simples sillas comunes, por el contrario, deben tener las especificaciones necesarias para evitar cualquier contratiempo. Para comenzar, el material debe ser altamente resistente para que sea duradero y no se dañe por la humedad constante.

Por otro lado, la base debe quedar perfectamente ajustada al plato de ducha para evitar cualquier deslizamiento peligroso. La posibilidad de ajustarlo también es importante, son piezas que ofrecerán un poco de autonomía y el usuario debe encontrar el confort en ellas.

En este sentido, muchos permiten moverse hacia los lados con facilidad, así el aseo será totalmente autónomo al poder tomar las cosas sin ayuda de nadie más.

Consejos para hacer la ducha funcional y cómoda

No solo es cuestión de adaptar algunas barras y una silla, también debes seleccionar la cerámica indicada para evitar resbalones, así que busca aquellas que sean 100% antideslizantes, de lo contrario, tendrás que colocar una alfombra especial dentro de la ducha.

Con la finalidad de mejorar la movilidad y ahorrar un poco de tiempo, siempre opta por puertas correderas; resultará más simple entrar y salir de la ducha. Además, el mantenimiento es fácil.

¿Cómo ingresar a una persona minusválida a la ducha?

Si eres el encargado de cuidar a un familiar o conocido con alguna condición limitativa, necesitarás tener una ducha especial, pero también es importante que aprendas cómo llevarlo dentro y después sacarlo. Dependiendo de la severidad del caso, existen diferentes maneras: en primer lugar, las barras siempre estarán presentes, así que puedes pedirle que te ayuden sosteniéndose en ellas mientras lo mueves de una silla a otra.

Por otro lado, existen duchas lo suficientemente amplias que te permitirán ingresar con la silla de ruedas y hacer el trabajo más simple, sin embargo, siempre tendrás que cargarlos y colocarlos firmemente en la silla.

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here