Numerosas han sido las manifestaciones y actos de protesta contra la extinción de la Filosofía desde el pasado noviembre: tanto en las calles, como frente al Ministerio de Educación y en las Redes Sociales. El 17 de noviembre Día internacional de la Filosofía, se celebraron en diversas ciudades clases de Filosofía en la calle. El 27 de noviembre se realizó en Madrid un funeral por la Filosofía denunciando la exclusión de sus materias. El 18 de diciembre hubo una concentración frente al Ministerio de Educación en la calle Alcalá. Así como otros actos inspirados en la creación de “situaciones” que dio lugar al mayo del 68 francés, denunciando la extinción de la Filosofía en los planes de estudio mediante fotografías en espacios con figuras emblemáticas de ciudades y municipios. Igualmente han proliferado los hashtag y vídeos en defensa de la Filosofía en las redes sociales.

La eliminación y disminución de las materias de Filosofía en los planes de enseñanza muestra cómo la educación se inclina hacia una enseñanza de mercado, donde el pensamiento no tiene cabida. Nos encontramos ante la extinción de la razón reflexiva y crítica en aras de la economía

comarca

Ahora que la ley de educación vuelve a cambiar (cosa que ocurre en nuestro país con cada  nuevo gobierno sin que haya una justificación pedagógica real ni profesionales que tengan  en cuenta la labor de los profesores y el estudio del alumnado, aunque es a quienes realmente  afecta…), parece ser que las Humanidades y en concreto la Filosofía vuelven a verse menguadas y al borde de la extinción. Pese a la promesa de restituir la Ética en 4º de la ESO con una materia de dos horas de carácter teórico reflexivo en una Proposición no de Ley votada por unanimidad parlamentaria en 2018: la  ley Celaá suprime los Valores éticos de la ESO e incluye una exigua hora semanal de Valores Cívicos y Éticos únicamente en 3º de la ESO. Igualmente desaparece de la ley nacional la obligatoriedad de ofertar la optativa de 4º ESO de Filosofía. Como elemento positivo se restituye la Historia de la Filosofía en todas las modalidades de 2º de Bachillerato, pero de 4 horas que tiene la materia actualmente con la ley Celaá dependerá de cada autonomía que sea de 2 o 4 horas. Lo mismo ocurrirá con la  materia de Filosofía en 1º de Bachillerato. Y además, Psicología dejará también de ser una optativa de obligada oferta para los centros. 

Esta situación no debería dejarnos indiferentes a  ninguno ya que se trata de los estudios que cursan nuestros hijos o las generaciones futuras del país. Y no quisiera caer en el tópico de que la Filosofía ayuda a pensar correctamente ni tampoco en la idea recurrente de que construye una mejor ciudadanía. Pero la Filosofía es el legado histórico y cultural de todo nuestro sistema de pensamiento y permite que nuestros adolescentes puedan encarar la información que reciben estructurándola, dotándola de sentido y razonando de forma crítica

Les facilita herramientas de comprensión ante una realidad que no siempre es favorable, ayudando a aclarar y encarar todo tipo de problemáticas cotidianas con las que se enfrentan: desde las Fake News, el cambio climático, el  transhumanismo digital o la fragmentación de identidades, por citar algunos ejemplos.

Les da la posibilidad de conocer el  mundo del pensamiento que está en la base y práctica de las ciencias, la ética, la política, el lenguaje, etc. Hace que sea posible acceder a una formación reflexiva y sin sesgos ideológicos. Asimismo forma parte activa en la creación de una ciudadanía autónoma. 

Pero sin embargo, estorba en los planes de  estudio y parece ser además que es precisamente por todo lo anteriormente expuesto que su  aprendizaje conlleva.  

Nos encontramos con un nuevo proyecto de escuela sin base epistemológica alguna y al servicio del  mercado. Y en pleno siglo XXI nos vemos obligados a reclamar la enseñanza de la Filosofía casi como si estuviéramos en una época preilustrada. No obstante la ministra de Educación Pilar Alegre sigue sin dar respuesta a las cartas remitidas  el 17 de diciembre por dos organizaciones estatales en Defensa de la Filosofía, mientras a los alumnos se les niega el conocimiento de la historia del pensamiento y la ética. Cabe de verdad  preguntarse si estos planes de estudio realmente están a la altura de nuestro tiempo o por el  contrario se pretende una vuelta a la barbarie eliminando de nuestra enseñanza la Filosofía.

GOB ARAGON surge

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here