Daniel Gracia

El Ayuntamiento de Barbastro debe de ser una institución de referencia por ser una de las principales ciudades de Aragón pero también por su gestión, iniciativa y proyección. La gobernanza de una ciudad como la nuestra es decisiva a la hora de tener servicios e infraestructuras de calidad. Los habitantes de la ciudad y toda su área de influencia son quienes de una manera u otra se ven afectados por las políticas que se impulsan desde el Ayuntamiento.

Hay que tener la capacidad de leer el momento en el que estamos, tenemos una gran oportunidad que no podemos dejar pasar. Venimos de unos años en los que a pesar de las estrecheces que marcó la regla de gasto impuesta por el ministro Montoro (PP), se consiguieron llevar a cabo obras e inversiones con recursos propios, o en otras ocasiones de la mano de otras instituciones.

GOB ARAGON surge

En este momento la suspensión de las reglas fiscales permite a los ayuntamientos poder utilizar tanto el presupuesto ordinario como los remanentes con total libertad, sin tener en cuenta el techo de gasto, la regla de gasto ni la estabilidad presupuestaria. El objetivo es, por un lado poder aplicar políticas expansivas que permitan reactivar la economía, y por otro impulsar la inversión, mejora y modernización.

A estas alturas de la legislatura, nadie puede entender que el equipo de gobierno de PP/Ciudadanos de Barbastro esté cuadrando –como dijo el Alcalde– el presupuesto a martillazos.

Un presupuesto ordinario que asciende a 15 millones y por otro lado hay otros 15 millones de remanentes (dinero ahorrado en las anteriores legislaturas socialistas). Si esto está pasando este año qué ocurriría en un año normal cuando las reglas fiscales vuelvan a apretar con toda su firmeza las cuentas municipales.

Durante el año 2021 a pesar de que ya estaban suspendidas las reglas fiscales, no han sido capaces de ejecutar ningún proyecto de los inicialmente planteados y mientras tanto las propuestas, como la creación de una zona de aparcamiento próxima al coso, o el apoyo excepcional a los sectores económicos y sociales, que con responsabilidad hemos realizado desde el PSOE y otros grupos de la oposición –algunas de ellas aprobadas en pleno– siguen olvidadas en algún cajón del despacho de alcaldía.

Como en el día de la marmota, estamos igual que en febrero de 2021, esperando un presupuesto al que ya le apuran los plazos. Y ahora, ya no caben excusas, no cuando ayuntamientos cercanos han aprobado ya su presupuesto, ejecutado proyectos y algunos incluso han recibido fondos europeos para modernizar sus estructuras comerciales. Mientras los proyectos de Barbastro se quedaron –como dijo el Alcalde– en una «Carta a los reyes magos».

Así que nuestro futuro, el de Barbastro y los barbastrenses, se debate entre una carta a los Reyes Magos y un cuadre del presupuesto a martillazos.

 Entretanto, seguiremos aportando y preocupados por el futuro.

dph

2 Comentarios

  1. Lo de hacer un aparcamiento subterráneo en el Coso sería costosísimo y prácicamente inviable, cortando el tráfico de la ciudad durante años, aparte de posibles inundaciones , le recuerdo que la calle General Ricardos es un barranco cubierto.
    Si de verdad se necesita un aparcamiento en esa zona, hay un descampado en frente de la catedral donde se podría hacer un edificio de aparcamientos , y sería mucho mas barato.

  2. Como dice el refrán, «hemos salido de guitas para entrar en calciaderas». Dicho de otra forma, si el gobierno anterior no hizo nada, éste tampoco. Todo esto se solucionaría si el Ayuntamiento lo administrara una empresa privada. Ahí lo dejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here