Adaptarse al modelo de trabajo remoto puede llevar meses, o incluso años, en especial si no ha existido un apoyo adecuado por parte de la organización con la que trabajas o si has tenido que convertirte en freelancer. 

Si aún sientes que estás teniendo dificultades para concentrarte y rendir bien con el modelo de home office, puedes cambiar algunas cosas del espacio físico y de tus rutinas para mejorar tu productividad y no excederte en el tiempo que le dedicas al trabajo. 

dph

A continuación te traemos 7 consejos para evitar distracciones cuando trabajas desde casa. Las hemos dividido en dos apartados: 

  • Organización y mejora del espacio de trabajo
  • Prácticas para distribuir mejor tu tiempo y mantenerte saludable

Organiza y mejora tu home-office

Contar con un espacio adecuado para trabajar es clave. Una parte negativa del home-office suele estar asociada a las distracciones del hogar, los muebles incómodos y las molestias del exterior. 

  • Prepara tu oficina. Lo ideal es tener una habitación específica para trabajar, pero seamos realistas, no todo el mundo se lo puede permitir. Ante esto, evalúa si es mejor usar un espacio común, como el salón, para instalar tu oficina o separar un rincón de tu dormitorio para colocar tu escritorio. 

Trabajar en tu habitación está muy lejos de ser perfecto, pero si convives con otras personas y el salón es un espacio en el que siempre vas a tener interrupciones, es mejor reconfigurar tu dormitorio para colocar un pequeño escritorio. 

Puedes separar el espacio con un biombo para poder “abrir y cerrar” tu oficina o instalar una mesa plegable en un armario con puertas. 

Al trabajar en una estancia separada: 

  • Te aislas del ruido del resto de la casa
  • Con el simple gesto de la puerta, le señalas al resto de los habitantes de la casa que no estás disponible.
  • Reduce las distracciones del exterior. Si tienes ventanas que dan a la calle, la mejor solución es instalar unas cortinas o estores que permitan la entrada de luz, pero a la vez reduzcan las distracciones. La opción de colocar unos estores baratos sin taladrar es más práctica que otros sistemas porque no tienes que hacer obra.
  • Mejora el mobiliario. No sacrifiques tu salud usando muebles inadecuados. Trabajar en un escritorio cómodo mejora mucho tu concentración y rendimiento. Asegúrate de contar con:
    • Una silla ergonómica
    • Una mesa a una altura adecuada
    • Una pequeña mesa auxiliar o un cajón para colocar los dispositivos secundarios.

Evita llenar tu escritorio de objetos: tazas, platos, cuadernos, fotografías o adornos. Si no funcionas muy bien en espacios demasiado minimalistas, entonces coloca tu escritorio cerca de un área de descanso, por ejemplo, un rincón con un cuadro, un puf y unas plantas, para que puedas cambiar de lugar durante tus pausas.

Crea rutinas saludables y productivas

La otra gran causa de las distracciones durante el home office es la falta de disciplina para cumplir con una jornada de trabajo continua. 

Para muchas personas es difícil respetar los momentos de trabajo y descanso. Es común parar de trabajar repetidas veces para revisar el móvil o hacer alguna tarea de casa. El resultado es que terminamos teniendo jornadas laborales mucho más largas de lo debido porque las interrumpimos constantemente. 

Algunas soluciones para evitar estas distracciones son: 

  • Disminuye la interacción con el móvil. Desactiva las notificaciones push o déjalo fuera de vista durante períodos de 30 – 45 minutos, a menos que necesites responder mensajes de trabajo. En ese caso, coloca en silencio las apps y conversaciones que no estés usando. 

La idea de organizar tu jornada en intervalos de unos 30 o 45 minutos con pausas de 5 – 10 minutos es práctica y saludable porque el cuerpo necesita de esos momentos para descansar la vista y la mente, y cambiar de postura.

  • Dedica una hora de tu día a la actividad física y/o a prácticas de meditación. El ejercicio físico y la meditación son dos grandes aliados para estar más presente, con más capacidad de concentración y un cuerpo más relajado. 
  • Planifica tu menú semanal. Organiza con antecedencia tus comidas y, de ser necesario, congela algunos platos para evitar hacer grandes pausas a la hora de comer. 

Evita las comidas copiosas. Es mejor comer menos cantidad y más veces para evitar terminar con el estómago muy pesado y somnolencia.

  • Usa una pizarra o una agenda virtual para organizar tus tareas de cada día. La idea de una pizarra física puede ser mejor ya que al tenerla siempre a la vista te ayuda a seguir mejor el cumplimiento de tu lista de tareas y a notar cuándo te estás distrayendo más de lo habitual. 

 

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here