En los años 60 proliferaron los polígonos industriales, presentándose una oferta variada por todo el territorio nacional. El SEPES, (Entidad Estatal de Suelo) desarrolló una red de polígonos industriales entre los cuales se encuentra el Polígono Industrial Valle del Cinca de Barbastro.

El encaje de la oferta de terrenos de todas las dimensiones, la calidad de las comunicaciones, los servicios disponibles, la eliminación de especulaciones, la sintonía con las administraciones, etc, originó que el desarrollo de cada polígono se produjera a velocidades distintas.

comarca

Si hacemos un histórico crítico del desarrollo de nuestro Polígono Industrial Valle del Cinca creemos que el trabajo ha sido bueno y los resultados en términos de creación de empleo muy aceptables. No obstante se ve claramente que ha sido un desarrollo en diente de sierra y en la actualidad con un fuerte valle. No vamos a entrar en las causas de esta circunstancia actual, pero entendemos que sean las que sean no deben servir de excusa para intentar cambiar esta tendencia.

Estamos obligados a estudiar el pasado, ver los aciertos y los fallos y plantear una estrategia para despegar de esta apatía, intentando que los grandes centros de población frenen su desarrollo, en su propio beneficio, y captar un nicho de oportunidad empresarial en poblaciones medias con buenos servicios y mejor calidad de vida. No sería difícil siempre que nos pongamos a trabajar con voluntad. Mejoremos nuestra oferta pensando en el empresario, en sus demandas, y hagamos un seguimiento personalizado y eficaz, sobre todo en los primeros momentos de la vida de la empresa.

Un polígono más grande, con mejores servicios, con más oferta ayudará a mejorar nuestro futuro, pero para ello lo primero que hay que tener es lo imprescindible: el suelo industrial. Nadie va a comprar donde no hay comercios, nadie instala fábricas donde no hay espacio. Barbastro arrastra hace muchos años este estigma que no posibilita o cuanto menos obstaculiza la llegada de nuevas empresas, además de dificultar la expansión de las ya existentes. De nada sirve lamentarse, urge hacer.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here