Colas en el Centro de Salud de Barbastro.

Ayer pe’l maitino va está al ambulatorio. Me va emprendé allá’n días un doloré per dentro la orella drecha que no ha fecho que empeorase. A la fin, media cara como un botico, un mal que no me dixaba pas dormí y ni mové la boca pa comé podeba fé, asinas que no n’ha quedau d’atra que acudí al médico. Lo menos tres años feba que no’l pisaba; estes últimos tiempos cuasi no apetece de posase malo.

La cosa ha iu prou ben. La merecina, pa custions d’estas d’infecions d’orellas, está prou adelantada. Me van recetá unas pastillas de dos tipos que ya he encomenzau a tomá, y amás me va tocá de posame una indición allí mesmo, al ambulatorio, pa acotolá el mal cuanto antes. Pa esto va tení que asperá cuasi hora y media. Regulá que la’nfermera que m’iba a punchá estaba and’alto de faena y caleba tení pacencia. A yo, que mai m’encorre el tiempo, tanto se me’n daba estame allí que a casa miranme la tele, asinas que me va posá a un asiento d’ixes de pllástico y au, a veyé pasá los menutos.

MONZON
gobierno de aragón

Qué cosa é la chen; cuánto se’n aprende sin pretendelo y sin movese del puesto. Ya te digo yo qué… Onque la mayoría entendeban que la situación está compllicada pa toz y asperaban a que les tocase la vez, va podé fijame que llegau el caso no tenín aspera, que lo nuestro é lo primero y que si bella cosa se mos tuerce la culpa é de los de demás. Y esto, cuan la salú no acompaña, como pasa en ixes sitios, encara é más desagerau. Per momentos, la coda llegaba anda la calle, y las misachas que miraban d’emparellá tot aquello apeonaban cosa mala. Unos que si teniban cita y no sabeban ent’áne tirá, los atros que si una receta, dispués que si pa vacunase era allí u áne caleba í, y los teléfonos aquellos que no paraban de cantá. ¡Mama mía, qué desbol! Rai que la chen que treballa a estes sitios ya saben ben lo que se i fan. Tanta faena como les veniba, ellas l’iban dan salida, y asinas iba avanzán el maitino de mientras toz s’encarrilaban ent’ane tocase. Bueno, a lo milló toz no, perque va podé oservá cada caso que pa qué. En va n’habé uno medio choven que veniba perque l’habeban citau, seguntes diba, pero ni él s’acllaraba de pa qué estaba allí. Que si le’n habeban dicho de la’mpresa que acudise, que si ya habeba llamau antes per teléfono y encara l’habeban liau más, que si la culpa no era suya. Cuan la faena t’acaza puede n’habé equivocacions, pero lo que aquel misache les va di a aquellas zagalas no tiene perdón. Y ellas, templladas y sin perdé las formas, mirán de solucionale el probllema al borinot aquel. Dispués una abuela que se sulsiba y no entendeba que la fesen asperá tanto si’l suyo zagal treballaba de celador al hospital; que digo yo que qué tendrá que ve. Y como estas, tres u cuatro más. Me feba cruces de que las que allí treballaban, galeán como feban to’l rato y sentinse lo que se sentiban, eran amablles con toz y mai torceban el morro. Poco les pagan.

 

 

Gobierno de Aragón
GOB ARAGON surge
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here