ciudadanos

Pos que m’he pixau. Asinas, como to’l conto. No é que heiga siu guaire, pero comedia no n’ha faltau. Ara ya lo mesmo se me’n tiene y no cal pas llamentase, pero el mal rato que he pasau yo me’l sé.

Tornaba enta casa antes no se fese la hora comé. Caeba bella gota, pero llevaba paraiguas y encara me’n quedaban de fé tres u cuatro de faenas. Como per fele caso al médico pa esto del riñón no foi que bebé y tomá Seguril, ya iba notán yo que sería milló apeoná. Pero mia, per querí llegá a to, dispués pasa lo que i pasa. M’he esbarrau de la ruta y m’he llegau a la ferretería pa mirá sulfatadoras. La que tiengo pierde una miaja per bella endrija y ya pide el relevo fa días. No contaba comprala a la primer vesita, nomás feme una idea, pero el misache aquel venga a dame espllicacions y no n’habeba forma de felo callá. La una que si tantos litros como’n venise, l’atra que si ixufrina como si se ise a acabá’l mundo… No m’he fijau que’l tiempo volaba, y a lo que m’he queriu da cuenta ya estaba cruzán las garras. L´he dicho que tornaría un atro día y he jopau enta casa galeán.

GOB ARAGON surge

No me’l ha valiu. Estaba caén una revixigada. He ubierto el paraiguas y he apretau el paso, pero al menuto ya m’he dau cuenta que no iba a llegá. Per suerte he visto un bar que me pillaba de paso y m’he jodiu endentro. M’he llegau a la barra y he pediu un cortau y el váter. El paraiguas, chorreán y sin atiná ben a cerralo, l’he dixau allí al suelo. He sentiu que’l dueño me diba quémesio qué, pero yo sudá feba y no estaba pa conversas. A un pasillo chicorrón he visto dos puertas, pero per la mierda la mascareta llevaba los lentes embafaus y no teniba tiempo pa averiguacions. He dentrau en la primera.

Estaba tot escuro; au, ara encerta a da la luz. Per querí corré, los dedos no atinaban a la bragueta, y al esferrucheá sin pará cudiau s’ha atascau. No m’ha quedau d’atra que estirá anda que l’he raventau. Entonces, sin dame tiempo a más, se m’han afllojau las fuerzas. Seguín bel istinto primario, m’he apretau allí abaix p’encima la ropa pa mirá d’asujetá lo que se me veniba encima. Al prencipio ha funcionau, pero el panorama pintaba fiero. Con la mano desocupada m’he sacau los lentes y la mascareta y los he aventau al lavabo, y dispués de contá a tres he fecho to las maniobras precisas pa acabá la faena. Esto último no ha durau un verbo, pero el rastro que he dixau ha siu prou tal cual. Menos mal que, amás de los canzoncillos, contino llevo unos marianos pa’l frío. Ixo algo ha salvau el pantalón.

Al momento de recomponeme la indumentaria ha fei mención de dentrá una misacha. Se conoce que estaba al garito de las mullés, y cllaro, no habeba posau el seguro. Ya fuera, achocán el tozuelo, he pillau el paraiguas y he preguntau qué se debeba del cortau. Ni tomámelo he fecho. En la calle seguiba llovén. Más tranquilo, sin pará cuenta de los charcos ni de si me muixaba u no, m’ha dau per pensá que cuan se ixugase el monte compraría la sulfatadora. La más gran que tenisen. La que más aigua cogese.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here