Sapo común
Portada de la guía

Damián, ¿Por qué de una guía de anfibios y reptiles?

Existe un desconocimiento generalizado de la fauna más cercana a nosotros. En mis charlas y actividades en los colegios, me entristece que la mayoría de niños conozcan a los elefantes, jirafas, rinocerontes o leones, pero no sepan qué es un Eslizón, un Lución o una Carraca. Una guía que nos muestre la fauna más cercana, la que vive junto a nuestro pueblo o colegio, contribuirá a conocerlos y por tanto a respetarlos y protegerlos ¿Qué nos puedes decir del libro?

GOB ARAGON surge

Se trata de una pequeña guía, manejable, de bolsillo, que recoge en 80 páginas todas las especies localizadas en el municipio. Fue editada por el Ayuntamiento de Monzón, con la colaboración de DPH y Caja Madrid. En la guía se describe escuetamente los diferentes hábitats del territorio, recomendaciones y consejos para la observación de estas especies, claves de identificación y unos apuntes generales de estos dos grupos faunísticos. 

El grueso de la guía corresponde a una ficha de cada especie, en la que se describen sus características, datos de reproducción, distribución y hábitat que ocupa, costumbres y curiosidades y el estado de sus poblaciones. 

Importante también es donde se habla de su protección, amenazas y medidas de conservación. También cuenta con curiosidades y leyendas, para finalizar con unos mapas de distribución, en los que se reflejan las cuadrículas UTM en las que hay presencia de cada una de las especies.

¿Qué especies hay presentes en el municipio de Monzón?

Durante las prospecciones realizadas durante años han sido localizadas 14 especies de reptiles y 6 de anfibios. De los primeros hay presencia de Galápago leproso, Salamanquesa común, Eslizón tridáctilo, las lagartijas colirroja, ibérica, colilarga y cenicienta, Lagarto ocelado, Lución, las culebras lisa meridional, de escalera, bastarda, viperina, y de collar. De anfibios la Rana común, el Sapillo moteado y los sapos partero, de espuelas, común y corredor.

Salamanquesa común

¿Nos cuentas alguna curiosidad?

El Sapo partero es la única especie que cuida de su prole. Cuando la hembra deposita los huevos, el macho, que la tiene sujeta por la espalda, los recoge con sus patas traseras y los cuida, humedeciéndolos y protegiéndolos hasta que eclosionan, depositándolos entonces en alguna charca, donde se desarrollaran las larvas o renacuajos.

La Culebra viperina recibe este nombre por su parecido con la víbora, a quien imita como método de defensa, ya que es totalmente inofensiva y carece de veneno.

La Culebra bastarda es la mayor de todas, llegando a superar los 2 metros de longitud. Es la única venenosa del municipio, aunque los dientes inoculadores del veneno están muy retrasados, en lo que sería nuestras muelas del juicio por lo que raramente nos llegarán a inocular veneno en una mordedura y en caso de hacerlo, es un veneno de muy baja toxicidad, sin problema para el ser humano, salvo algún tipo de alergia al mismo.

La Culebra de escalera es la especie más agresiva de todas, que siempre acaba mordiendo cuando se la manipula, aunque carece de veneno. Recibe su nombre por el diseño dorsal de los juveniles

La Culebra de collar recibe ese nombre por el collar que presentan los juveniles en el cuello y que pierden cuando son adultas. Totalmente inofensiva, en caso de verse amenazada puede simular morder, con el cuello levantado, aunque solo golpea con la cabeza sin morder. Puede fingir estar muerta, desprendiendo un líquido maloliente por su cloaca para dar más veracidad a su actuación. En ocasiones arroja ese líquido sobre su captor.

Lución

El Lución es una curiosa especie. Muchos piensan que se trata de una culebra, aunque está más emparentado con las lagartijas que con las culebras. Carece de patas, aunque posee diminutos huesos internos en su esqueleto en lo que son vestigios de sus patas atrofiadas.

 

¿Por qué tienen leyenda negra?

No tiene ningún sentido, son animales que tiene su espacio en el ecosistema, pero es cierto que se trata de animales que mayoritariamente no despiertan ninguna atracción entre la población. Ya en la Biblia es una culebra la que ofrece la manzana a Adán y Eva, si vemos cualquier película infantil en la que aparezcan animales, el personaje maligno suele ser una culebra.

Y de las leyendas, ¿nos cuentas alguna?

Hay muchas, todas infundadas y que han provocado la muerte de muchos ejemplares por desconocimiento. Esperamos que esta guía colabore en acercar estas especies a la ciudadanía y ayude a evitar su muerte.

En muchos lugares de Aragón, a la Salamanquesa común se le conoce como ropero, come-ropas y nombres similares que hacen referencia a la creencia de que se comen la ropa de los armarios. Carece de fundamento y tiene una explicación más sencilla. Antiguamente, con ropa de algodón, lana, lino… (poco o nada sintético) las polillas entraban en primavera en los armarios donde se guardaba la ropa de invierno. Cuando llegaba el frío y se sacaba de nuevo la ropa, esta aparecía con agujeros de la Polilla y seguramente habría salamanquesas, que estarían allí para comérselas. La relación era fácil. Ropa con agujeros y salamanquesas.

Otra leyenda decía, y aun hay quien lo cree, que los sapos escupen veneno y pueden dejarte ciego. Totalmente infundado. Ninguna especie lo hace. Los sapos poseen veneno en unas glándulas de la piel pero como defensa para los predadores. En caso de comérselos, es habitual que acaben vomitándolo. En nuestro caso, lo único que puede producir es irritación si nos tocamos los ojos o boca tras manipularlos. El problema principal es para ellos. Debemos evitar manipularlos, ya que podemos transmitirles enfermedades e infecciones que pueden acabar con su vida.

También hay quien dice que los sapos caen del cielo, una expresión habitual es que «llueven sapos». La explicación es que en tiempo seco, los sapillos pequeños recién metamorfoseados salen del agua, y con tiempo seco permanecen ocultos junto a las charcas de las que han salido, esperando la humedad que les permita desplazarse. En el momento que llueve, con la humedad  ambiental que necesitan, se dispersan todos a la vez. Lo que realmente se ve son cientos o miles de sapos corriendo por el suelo, pero, desde luego, no cayendo del cielo.

Otra leyenda muy extendida es la de observaciones de culebras con pelo. Quien dice haberlas visto, generalmente tiene pánico a las culebras, por lo que la observación ha sido siempre fugaz, bien porque huía la culebra o lo hacía el observador. En momentos así, es posible que pudiera confundir esos pelos con una mancha negruzca que poseen las culebras bastardas adultas tras la cabeza.

¿Qué problemas de conservación tienen estas especies?

Muchos. Como otras especies de diferentes grupos faunísticos. Atropellos, sequía y cambio climático, ahogamientos en balsas, contaminación de las aguas, pesticidas, incendios y quemas agrícolas, etc. Son animales muy sensibles a todas estas afecciones.

¿Se han editado otras guías de estas características?

Si, desde el Ayuntamiento, y en este mismo formato, se publicó otra de árboles singulares. Árboles que posteriormente el consistorio incluyó como elementos protegidos en el Plan General de Ordenación Urbana. Uno de los primeros municipios de España en proteger sus árboles singulares.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here