Slavik y Nina posan con la bandera de Ucrania delante de Almacenes San Pedro, punto de recogida humanitaria. Foto Jorge Mazón.

Dicen que en los peores momentos es cuando emergen las buenas personas. Ante el estallido de la guerra, el joven Slavik y la mujer Nina, de origen ucraniano pero residentes en Barbastro y Alquézar desde hace décadas, decidieron crear un punto de recogida de ayuda en los almacenes San Pedro de la ciudad del Vero para contribuir en la medida de lo posible a la asistencia humanitaria a los miles de refugiados que está dejando la invasión de Rusia. De la misma manera, diferentes voluntarios, vecinos, asociaciones e instituciones han apoyado esta acción social aportando su granito de arena para paliar las dificultades que muchas personas están sufriendo.

La guerra les está tocando de cerca, dado que ambos tienen seres queridos residiendo en Ucrania. Según comenta Slavik, “mi hermano me cuenta que empieza a haber desabastecimiento, nadie trabaja, los críos no pueden ir a la escuela… Es lo más parecido al confinamiento de la pandemia que él ha vivido”. Mientras, Nina cuenta que sufre mucho al ver cómo un ser querido está “en un sitio bloqueado, donde no tiene agua, ni Internet, y están bombardeándolo mucho”. “Que pase esto en el siglo XXI no es justo, y nos toca muy de cerca”, comenta. Por este motivo, decidieron tomar cartas en el asunto.

dph

Todo comenzó hace unas semanas. Slavik recibió un mensaje de un amigo de Monzón, el cual decía que iba a haber una concentración de ucranianos en la localidad montisonense para pedir el “No a la Guerra”. Una vez allí, vieron que había un punto de recogida de material, y decidieron informarse para llevar ese mismo modelo a Barbastro. En un principio iba a ser algo íntimo, entre cuatro o cinco, pero al ver la cantidad de ayuda que recibieron, tuvieron que solicitar apoyo a los ayuntamientos de la zona y a la comarca.

“Esto lo empezamos como un punto de recogida de ayuda humanitaria para enviarla a Ucrania. Hemos recogido material de primeros auxilios, higiene, ropa, alimentos… para llevarlos a través de la frontera con Rumanía”, afirma Slavik. No obstante, la iniciativa ha recibido mucho apoyo y gran parte de la ciudad barbastrense se ha volcado con la causa. El joven ha afirmado que “todo el pueblo ha pasado por aquí, toda la comarca. Gracias a Protección Civil, todo lo que se recogía fuera de Barbastro nos lo han acercado hasta aquí”.

La misión de este colectivo ha consistido en recaudar y gestionar estos materiales. “Nos llega material y nosotros lo triamos. Después, lo clasificamos en cajas y lo enviamos a Monzón porque tienen más sitio y es desde donde salen”, detalla. Finalmente, gracias a su gran labor, así como a la de los diferentes voluntarios e instituciones que les han ayudado, han logrado enviar dos tráileres cargados con estos materiales. “Sabemos que han llegado a su destino, por lo que no podemos estar más orgullosos”, concluye Slavik.

Red de refugiados 

Por otro lado, debido al desborde de caridad social, vieron una oportunidad de ofrecer otros servicios. Por este motivo, comenzaron a recaudar contactos para recibir a las familias y han creado una red de comunicación con las comarcas de Litera, Cinca Medio y Somontano. Además, el joven añade que van a continuar trabajando hasta principios de abril “como un punto de ayuda para los refugiados ucranianos que ya han llegado, para que no sea tan difícil comenzar una vida aquí”.

Slavik agradece toda la oleada de solidaridad ciudadana que la iniciativa ha recibido. “Poco más puedo pedir porque la respuesta ha sido increíble. Si pueden, y quieren, que sigan colaborando porque nosotros aún estaremos algunas semanas más abiertos. Hoy podemos ser nosotros, pero mañana pueden ser ellos. Pero vamos, total agradecimiento, no me esperaba esta respuesta y estoy muy satisfecho”, sentencia.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here