La ninfa Eco despechada y el bello Narciso contemplando su imagen en el agua
Adecco

Barbastro dispone de centros auditivos para mirar nuestra calidad en audición que se pierde con la edad, si bien es cierto que la sordera será una de las enfermedades que afectará más a la juventud actual y a edades cada vez más tempranas.

Conectaremos este punto con un episodio de la mitología griega que tiene como protagonista a la ninfa Eco.

Franco Molina
MONZON

Esta ninfa era una oréade o ninfa de las montañas que habitaba en el monte Helicón y que estaba enamorada de su propia voz.

Un episodio muy conocido es el que protagoniza con el bello Narciso

Este joven al que Eco amaba intensamente, estaba enamorado de sí mismo y despreciaba a toda persona que le proponía amores, incluida nuestra ninfa. Eco había sido castigada por la vengativa diosa Hera (por encubrir las infidelidades de su esposo Zeus, entreteniéndola con su parloteo constante) a repetir únicamente la última palabra de su interlocutor. Cuando por fin le habló a Narciso, solo pudo responder las palabras de desprecio del bello joven.

Dolida y humillada, se alejó a un lugar apartado y se dejó morir de hambre; y cuando se desintegró, dejó en el aire una voz que repetía las últimas palabras de una frase, una curiosa forma de explicar el fenómeno acústico del eco.

Respecto a Narciso, pese a la profecía de Tiresias de que podría vivir muchos años si no se miraba nunca, este acabó contemplando, en unas aguas límpidas y cristalinas en donde fue a beber, su propia imagen de la que se enamoró, y así acabó sus días. De su cuerpo muerto nacerá la flor del narciso que se inclina ligeramente como el joven en el agua.

Como derivados cultos de la palabra latina audire, tenemos:

inaudito / -a, audiencia, exaudir (“Oír favorablemente los ruegos y conceder lo que se pide”), auditórium (y auditorio), (in)audible, audibilidad, audiencia, auditivo / -a, auditor / -a, auditoría, audífono…, y otras menos cultas como (radio)oyente, oír, oíble, oidor / -a, oidoría…

Del nombre de la ninfa tenemos también eco, ecoico / -a (“Perteneciente al eco”), ecolalia (“La persona enferma repite sin querer lo último que ha dicho ella u otra persona en su presencia”), ecolocación, ecolocalización, ecocardiografía, ecografía, ecográfico / -a, ecógrafo, ecosonda…, y que no hemos de confundir con otras procedentes de la raíz griega eco- (“casa”, “morada”, “ámbito vital”), como ecología, ecosistema, ecocida, ecocidio, ecológico / -a, economía, económico / -a, economato, ecoturismo, ecotransporte…

Y del bello joven nos han quedado narcisista, narcisismo y narciso, tanto para referirnos a la bella flor de hojas blancas o amarillas, como al hombre que cuida mucho de su arreglo personal, o se precia de atractivo, como enamorado de sí mismo.

Gobierno de Aragón
gobierno de aragón
GOB ARAGON surge
dph
DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here