Allá’n días va comprar un ramo fllos que n’habeba a una tienda d’ixas de pllantas. No soi yo de tenir estes detalles con la mullé ―ni d’atros tapoco, tot cal dir-lo―, onque esta vez, sin saber el perqué, va tenir ixa alcurrencia; un concieto, podríam dir. Tornaba enta casa, y al veyer-lo al escaparate me va dentrar un quemesioqué al estilo romántico, como cuan ibam de novios. Me va pillar despreveniu, la verdá. Sin tenir guaire cllaro qué fer, va decedir de dixar-me llevar. A la misacha le va espllicar qué queriba y pa qué el precisaba, a fin de que me’l apañase ben curioso.

De mientras ella esferrucheaba con bincels y cintetas, yo me va fijar que desimulaba una riseta; conto que s’estaba imaginán al suyo home tenín un detalle asinas con ella y la envidia se le apoderaba.

TORNO DE BUERA VERANO 2020

Ya en la calle, iba caminán con el ramo y, mia lo que tos digo: como ixes revolvinos d’aire que le dan vuelta a la palla dimpués de cosechar, de descurrir el panorama al drecho va pasar a veyer-lo tot del revés, como si m’hese dau una paranoia.

Si de primeras pensaba que acababa de tenir una idea buenisma, en custión de segundos me va arrepentir de medio a medio. Sí, é estraño, no cal que’l digaz, que ixo ya’l veigo yo tamé; pero dixaz que tos conte.

El mío tozuelo no puedo dir que veiga aprisa per un regulá; manimenos, cuan me toca de navatear per los espinganez, treballa de firme. En un no res me va fegurar a Modesta ―ixa é la mía mullé― mirán-se-me con cara de dir: “¡Cómo habrá de ser de malo lo que has fecho, que me trais esto pa que te’l perdone!”.

Medio encherbelliu me va posar nomás de pensar-lo, con tremolins y tot. Ben é verdá que ya contaba yo con que la sospresa sería prou tal cual, perque si no recordo mal, la última vez que va tenir un cariñé con ella va ser lo menos fa…, bueno, que de seguro que no se’l asperaría; ixas cuentas me feba yo. Pero cllaro, que sospechase que yo l’habese engañau u cualsiquiera se’l sabe el qué, pos ixo no l’habeba previsto al istante de tenir ixe arrebato tan flloriu.

El caso é que me va acollonar y nomás va pensar en desfer-me del ramo

Una zagala choven veniba enta yo per la mesma cera, y a estas va estar de dar-le-ne sin más espllicacions, lo menos pa que’l aprovechase ella. Un’atra vez, ixe sesto sentiu que tiengo me va alvertir: “¡Para, no seigas lloco! Mia que si te vei alguno y le’n charra a Modesta, ya te posará bueno, ya”. Mos vam cruzar y no le va dir res. Dimpués va fer mención de aventar-lo a un contenidor d’ixes verdes, onque me va saber mal; malo emplleau. A la fin, parau a la puerta casa ―acelerau y con la sudor baixán-me pe’l pulso― me va querir creer que tot eran paranoias mías. Va alentar y, con el ramo per deván, va dentrar.

Lo que me va tenir que sentir… Modesta va joder el ramo a un fllorero ―he visto chen que les da la pastura a los tocinos con más afalago― y ara nomás mos charram per ceñas, y si é mui preciso. Yo miro de regar de cuan en cuan las pobres fllos, asperán con pacencia que se le pasen las paranoias; a ella, a Modesta, que a yo po que me feigan buena honra d’aquí ent’aván.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here