Naturaleza campo Somontano

Este invierno hemos tenido muchas heladas y poca lluvia y el mal tiempo se alargó, tal como nos lo indicó la Candelera, al no llover ese día.

El campo ha estado más silencioso

Lo ha notado el campo, que ha estado más silencioso que otros años en estas fechas. Los trinos de los pájaros se han retrasado, las plantas tempranas han tardado en reverdecer y echar la flor (almendreras, romero, aliagas, tremoncillo, lirios, cancanaleras, etc..).

También la Semana Santa ha sido «tardana», según el ciclo litúrgico, pues cada año cae en diferentes fechas. Me pregunto si coincide con el clima.

Primavera

Llegó primavera, llegaron las lluvias y la Naturaleza resucita. El campo se está poniendo precioso, exuberante.

Observé cambios

Pero observo algún cambio: las plantas no están floreciendo en el mismo orden que otros años, ¿les falta agua, calor? y echo en falta a las golondrinas que me despertaban al empezar el día, ¿Qué habrá sido de ellas?, ¿todavía va a hacer más frío?¿es por eso que no están aquí todavía?

La Naturaleza siempre ha sido la casa del hombre

Desde que el hombre apareció en La Tierra, la Naturaleza ha sido su casa, forma parte de ella y la ha observado y estudiado para sobrevivir. Ha conocido la luz, la oscuridad, el frío, el calor, los animales, las plantas, las tormentas, las mareas, los astros y comprobó que se daban repeticiones, ciclos, rutinas.

Mirando al cielo

Mirando al cielo, estableció el día, la noche, el mes, los solsticios y los equinoccios, las estaciones, el año y organizó los Calendarios, señalando las fechas claves para cada Pueblo y Cultura. Fue consciente del «tiempo» y necesitó medirlo.

Mirando al suelo

Y, mirando al suelo, observó a los animales y las plantas. Experimentó la caza, la recolección, las siembras y las cosechas y vio que había unas fuerzas que no podía controlar.

Pensó que eran dignas de seres superiores a los que llamó Dioses, Semidioses, Héroes, Santos, Profetas, etc.. Ante los temores a esas fuerzas, el hombre se hizo humilde, fue consciente de su fragilidad y vulnerabilidad y necesitó rituales para que le dieran calma y paz.

Celebraba el nacimiento de la vida, la luz, el cambio de estación, las siembras, la oscuridad, la muerte, la regeneración, la cosecha y daba gracias por todo ello, con alegría, comprensión y aceptación.

Tenían un saber cercano

Esto suena muy general, pero, donde quiero llegar es, a que las personas que no disponían de escritura, ni de cifras, tenían un saber más cercano, que me parece igual de científico, ya que su observación y comprobación fue a través de cientos de años y que transmitían oralmente de generación en generación.

Para recordarlo

Para recordarlo compusieron dichos y refranes, trovos, cuentos, romances y canciones. No sé en qué momento comenzó esta enseñanza, pero era tan efectiva, que se sigue aplicando en nuestros días, ¿Quién no ha aprendido la tabla de multiplicar cantando?

Aprendió que era uno con la Naturaleza y que ella le hablaba

El hombre se fue asentando, dominó territorios, sufrió el clima, conoció los animales y plantas de la tierra donde vivía, ya que de ellos dependía su supervivencia y se fue adaptando a esas condiciones.

Aprendió que era uno con la Naturaleza y que ella le hablaba: todos los seres eran sensibles a los cambios, incluso él. Si pudiera asociarlos con el origen de sus temores, podría prevenirlos y protegerse.

Predijo el clima

Así, sin demostraciones científicas, fue capaz de predecir el clima observando el entorno: el viento, la humedad del suelo, el comportamiento de los animales, qué les sucedía a las plantas:

  • El Bochorno trae calor y agua, el Cierzo, frío.
  • Levantar una tosca el 1 de Agosto, si estaba húmeda por debajo, sería buen año.
  • Cuando salen las «alaigas» o «alaraigas» (hormigas con alas) para formar nuevos hormigueros, anuncian agua, si una culebra cruza un camino o carretera, también marca agua, al igual que ver los falsos ciempiés.
  • Si oyes cantar a los ferfés (cigarras) en el verano, anuncian mucho calor.
  • Cuando ves pasar las grullas volando hacia el sur, viene el tiempo frío, si pasan hacia el norte, llega el buen tiempo.
  • Así pasaba con las cigüeñas, que tienen un dicho: «para San Blás, la cigüeña verás, si no la vieres año de nieves».
  • Los ajos se deben sembrar para Santa Lucía.
  • El vino debía trasegarse o trasmudarse en la mengua de Enero, para no convertirse en vinagre, así como cortar la madera para que no se combe, ni la ataquen las plagas.
  • La caña había que cortarla para S. Antón para que no se «cucara».
  • «Pa S.Antón, la gallina pon». «Pa Santa Baldesca, uva en la cesta», «pa Santiago y Santa Ana, pintan las uvas y pa la Virgen de Agosto ya están maduras», pero hay clases de esta fruta que cumplen: «pa la Virgen de Agosto pintan las uvas y pa la Virgen de Octubre, ya están maduras».

Existen montones de dichos y consejos que el hombre ha tenido en cuenta en su propia experiencia y que con los cambios tan rápidos de la Sociedad, se están perdiendo y es una pena, porque muchos todavía tienen su razón de ser.

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here