amigas

Este maitino, la Pepita ha estau a casa mía. É buena misacha, no tos pensez, y yo la quiero más que a una hermana. Fa que no veniba a vesitar-me lo menos dende ayer tarde. Vivim puerta con puerta, y a lo que trova un istante no le duele de pasar-se-ne a recordar-me. Como estoi delicada de la cerculación, no soi de salir guaire. Nomás lo preciso de ir a comprar y fer encargos. Amás, prou faena tiengo a casa como pa perder el tiempo rodán per astí.

Som amigas dende crías, cuan ibam chuntas a la guardería. Ya entonces eram uña y carne, onque me’n fese de alguna que encara me’n acordo ―la nafra que lluzco a la frente va ser cosa d’ella. El compartibam tot de chicotas. Lo que era d’una teniba que ser de l’atra, que ixo é lo más majo de l’amistat; a la escuela le dixaba los debers, y ya de dimpués los novios. 

comarca

Esto último va crear bel malentendiu, como cuan se va encerrinar en que yo no me podeba casar antes que no’l fese ella. La Pepita tiene de tozuda tot lo que tiene de buena, y no va parar anda que va convencer a Hilario de que no se casase con yo y se’n ise a festejar con ella. Yo, a Hilario ya le’n va dir que él teniba que seguir su vida, pero que no se tendría que haber asperau a una semana de la boda pa jopar con la Pepita.

Con los años van tenir un zagal, que’l tienen ya casau. Viven toz chuntos aquí a la mesma casa. La Pepita ha teniu una suerte asabelo de gran con la nuera. É una zagala que encara no ha sabiu fer-se puesto, pos é medio antera ―a ixo la Pepita le sabe sacar partiu. 

La tiene entrenada pa que le feiga to las faenas, y asinas ella tiene más tiempo pa lo suyo. Per ixo en tiene tantas d’horas pa saber-ne tanto. Al istituto no i va querir acudir, pero no le va fer brenca falta, perque en sabe de tot, y de lo que no, se’l inventa. De pa qué i vale cada comida, de qué merecina cal tomar-se si estás mala, de ropa, de política, de famosos… 

¿Áne va a parar si’n sabe la Pepita? Mia, que a los de la cuadrilla mos viene ben, perque cuan s’arrima alguno que no mos conoce dixam que charre ella, y asinas toz los de demás pasam per listos. 

Y servicial que é. Me manda mensajez d’ixes del móvil pa dar-me los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches ―como mínimo― con palladas de corazons, flloretas y besuquez, y me diz cosas como que si puedo sonear-lo puedo fer-lo, que si’l futuro encomenza hoy mesmo, y que mai me rinda perque la última cllau é la que ubre no sé qué puerta. ¿Guarda d’áne sacará tanta retrólica? 

Ay, la Pepita, qué cosa é, ya te digo yo qué. Como mai tiene prisas, allá a la media pa la una m’ha tocau d’esfurriar-la; si no, encara no m’hese posau con la comida, y a casa mía quieren el pllato a la hora. É verdat que no les fa brenca gracia que le dé conversa, perque me fa entretenir y dimpués me toca d’apeonar. Manimenos, é tan buena chen que no tos pensez que é guaire fácil de dir-le que no. 

Y au, ya no tos conto más, que tiengo que acabar de fregar estes trastes antes de que truque a la puerta y me se joda una atra vez endentro casa.

 

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here