vapeo

Aunque vapear a primera vista parezca una actividad sencilla, ¡la realidad es otra! Al intentarlo por primera vez, quienes no se ahogan ligeramente y tosen, parecen haber conseguido una gran hazaña, bien sea utilizando vapeadores desechables o de uso permanente.

Siendo así, para evitar momentos desagradables con el vape es necesario conocer una serie de pasos y técnicas para obtener los mejores resultados sin ser avergonzado en el intento. A continuación, se muestran las primeros aspectos a tener en cuenta y las técnicas más conocidas.

gobierno de aragón

Antes de hablar de técnicas

Poco sentido tiene empezar a hablar sobre una técnica u otra si no se sabe cómo utilizar correctamente el vape. En ese sentido, lo primero es entender cómo realizar la inhalación.

Lo ideal para las técnicas más comunes y sencillas es una inhalación fuerte y lenta. Es decir, se debe inhalar con potencia suficiente para desarrollar buen vapor y a su vez con la lentitud necesaria para darle el tiempo a este vapor de desarrollarse.

La inhalación correcta, a diferencia de los cigarrillos donde lo ideal es 1 o 2 segundos, es de 4 o 5 segundos en los vapes. Durante ese tiempo la inhalación debe ser uniforme, firme y constante.

Técnicas de vapeo

En la medida de lo básico, existen dos técnicas principales e indispensables de aprender para poder proseguir con las más complejas. En otras palabras, son los cimientos del resto de las técnicas.

Técnica del golpe

Es la más primordial de aprender. Consiste en la inhalación del vapor y su mantenimiento en la boca por unos segundos antes de pasar a los pulmones. Así, se evitan descargas directas de nicotina en caso de utilizar vapes con ella.

El vapor debe inhalarse de la forma explicada en la sesión anterior y mantenerse en la boca durante unos 5 segundos e inhalarlo hacia los pulmones para posteriormente expulsarlo.

La nicotina y demás componentes del líquido del vape se mezclan con el oxígeno dentro de la boca y así se consigue una calada mucho más suave. Perfecta para los principiantes.

Técnica de inhaladas directa

Después de dominar la técnica anterior se puede proceder a esta. Para este caso son necesarios unos niveles de nicotina mucho menores en relación a la técnica anterior. Debido al paso directo de la misma hacia los pulmones, puede producir irritaciones y mareos, mucho más para quienes no están acostumbrados a vapear.

Para ejecutar la técnica, es necesario inhalar el vapor con un poco más de fuerza en relación a lo nombrado en el principio. En esta ocasión, en vez de mantenerlo en la boca se procede a inhalarlo directamente hacia los pulmones.

Las primeras veces debe realizarse sin mucho apuro, pero sin llegar a ser muy lentos. Al haber agarrado la práctica suficiente se puede proceder a inhalar más rápidamente.

A diferencia de la técnica anterior, se sienten los sabores mucho más concentrados y fuertes. Suele ser la técnica preferida tanto por los fumadores de cigarrillos como por los inhaladores de vape.

 

Gobierno de Aragón
GOB ARAGON surge
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here