Participantes en el Campamento de Verano de Down Huesca en Fonz.

El Albergue y Escuela de Vida Independiente La Sabina de Fonz mantiene su intensa actividad este verano con la realización del Campamento de la Asociación Down Huesca, recuperado tras dos años de parón por la pandemia.

Desde este lunes 18 y hasta el domingo 24, una treintena de jóvenes, usuarios de las asociaciones Down Huesca y Las Cañas de Alcañiz, conviven en el medio rural disfrutando de las vacaciones de verano, conociendo la provincia de Huesca y también realizando talleres. Junto a ellos 3 profesionales de las citadas asociaciones, padres, el psicólogo y pedagogo Elías Vived, impulsor de esta Escuela de Vida Independiente, y una docena de voluntarios, entre ellos 5 procedentes de DKV.

Tiempo de asueto.

El Campamento comenzó con un recorrido por Fonz y una cena y baile de bienvenida. El martes, visitaron el albergue los usuarios con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional Nazaret de Cáritas Diocesana Barbastro – Monzón en Binéfar que participaron en las actividades propuestas y obsequiaron con jabones elaborados por ellos mismos, a todos los participantes del campamento.

En la jornada de este miércoles, el programa contempla la visita a la posición artillera de Fonz durante la Guerra Civil, piscina, amigo invisible, … Para el jueves hay prevista una excursión a Graus, Panillo y Aínsa y una observación de las estrellas desde el Domo del albergue.

Visita a la granja Val de Cinca de Fonz.

El viernes habrá un taller de pintura y fiesta de disfraces, el sábado se recorrerá la Ruta del Agua de Fonz y se participará en un juego de búsqueda del tesoro con pistas y regalos para terminar con una cena y fiesta fin de campamento.

El psicólogo de Down Huesca y director del campamento de verano, Jesús Falceto, valora la experiencia como “muy positiva. Los usuarios están disfrutando mucho del campamento y de sus diversas actividades. Se está creando un clima de conexión entre ellos que no se podría conseguir de otra forma”.

La convivencia fuera del hogar ayuda además a desarrollar la autonomía de estos jóvenes con discapacidad intelectual. “Desde poner las mesas, ducharse, vestirse, recoger, … todo viene fenomenal para conseguir autonomía para ellos, y además hay que tener en cuenta el respiro familiar que supone esta iniciativa”, apunta Jesús Falceto que considera que el albergue La Sabina “debe de tener un gran empujón con diferentes actividades para personas con o sin discapacidad intelectual”.

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here