La película cuenta la vida y la música de Elvis Presley narrada por su representante “El Coronel“ Tom Parker. La historia profundiza en la compleja dinámica que existía entre Presley y Parker que duró más de 20 años, desde el ascenso de Elvis Presley a la fama hasta su estrellato sin precedentes, en el contexto de la revolución cultural, política y social de Estados Unidos. Y junto a él Priscilla Presley, su mujer y Gladys, su madre y una de las personas más influyentes en la vida de Elvis.

GUION

Dirigida por el australiano Baz Luhrmann, han colaborado en la historia escrita con Jeremy Doner, además del propio director otros dos guionistas Sam Bromell, ambos han trabajado tanto en series como en filmes, y Craig Pearce, de larga experiencia y que ya colaboró con Luhrmann en Moulin Rouge y El Gran Gatsby, consiguiendo un guion muy trabajado y cuidado, acercándonos numerosos detalles fundamentales de la vida del cantante, especialmente de sus orígenes en Memphis que marcarían su trayectoria posterior.

TORNO DE BUERA VERANO 2020

Empiezan por poner el acento acertadamente, en su proximidad a los músicos negros y a la musica negra, que serian patentes en toda su obra y sin los que Elvis no hubiera sido lo que fue.

Un ambiente que amaba y en el que se sentía libre y completamente a gusto. Pero también subrayan como nunca se había hecho antes, la revolución social, política y sexual que se vivía entonces y que se manifestaba precisamente por ello de forma inaceptable, en su sensual manera de mover las caderas y de cantar como los negros, algo que le ocasionó numerosos problemas y que como se nos cuenta en la película, le pudo llevar a la cárcel en unos Estados Unidos marcados por una mentalidad intolerante, racista y muy conservadora.

Además de este contexto histórico, los guionistas nos acercan a los problemas familiares de Elvis, su fuerte relación emocional y la gran influencia de su madre Gladys y como le afectó su muerte, o la más distante por la falta de carácter de su padre Vernon, así como de los intentos de su mujer Priscilla por alejarle de las drogas.

Todo ello le genera al artista una serie de contradicciones que intenta superar mientras en paralelo debe atender también a una carrera musical meteórica y por ello también compleja, bajo la figura omnipresente del Coronel Parker, quien en un interesante enfoque del guion, es quien nos cuenta la historia. Es todo ese magma el que los guionistas consiguen con acierto mostrarnos y Luhrmann llevar a la pantalla.

El director, como ya hiciera en Moulin Rouge (2001), realiza un montaje con un gran ritmo sobretodo en las primeras secuencias y nos ofrece una vez más un espectáculo audiovisual apabullante que no confuso, pues separa claramente todos los elementos descritos anteriormente, que se disfruta en pantalla grande y que le permite al director mostrar en todo su esplendor los espectáculos que montaba Elvis y logra que apenas se noten las casi tres horas que dura la obra. Ayuda a ello también, la acertada elección de la banda sonora que nos trae los mejores temas del cantante.

Otro aspecto destacable es la cuidada ambientación y el vestuario de la época, especialmente el dedicado al más extravagante usado en la ultima etapa de Elvis. Se nota la admiración del director por el cantante en la delicadeza con la que muestra la decadencia del genio en sus últimos años, evitando con cuidado los planos mas duros para su figura.

INTÉRPRETES

Hay que subrayar la brillante interpretación de Austin Butler que está soberbio en su representación de Elvis, tanto en persona como en su forma de moverse en los temas musicales.

Butler nos aproxima a un Elvis muy reconocible y cuyas características al parecer ha estado trabajando durante mucho tiempo y se nota. Igualmente hay que destacar a un Tom Hanks casi irreconocible en su papel del “Coronel” Tom Parker, que nos muestra aquí una excepcional interpretación de su aprovechado representante y consigue mantener una calculada ambivalencia que poco a poco va mostrando su verdadero rostro.

Olivia DeJonge como Priscilla, esta correcta y acompaña sin estridencias al artista, al igual que Helen Thomson en el personaje de la madre y Richard Roxburgh en el del padre, al que por cierto vimos hace poco como el Conde Orlov en Catalina la Grande.

EN RESUMEN

Interesante acercamiento a la figura histórica del Rey del Rock, que con un ritmo magnifico que no decae en ningún momento, nos ofrece un gran espectáculo y propone una visión de la estrella en la que se subrayan sus circunstancias históricas, como sus orígenes entre músicos negros y la revolución social y de costumbres incluida la sexual, que marcó aquella época y la carrera del malogrado músico y de su prematura muerte con apenas 42 años.

Como anécdota, nos muestra el origen de la famosa frase «Elvis has left the building” para referirse a la seguridad de las grandes figuras. (8/10).

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here