Siente el dolor

Todos queremos sentirnos bien; sin embargo, para poder estar bien, antes hemos de reconciliarnos con aquellas emociones que nos hacen sentir mal, de lo contrario con frecuencia nos veremos arrastrados por ellas.

Pero ¿cómo se hace eso? La respuesta es: SINTIENDO. Estamos programados para huir del dolor y sobrevivir, por ello nuestra tendencia es negar, reprimir o anestesiar nuestras emociones con estímulos externos.

Echa la vista atrás, recuerda y visualiza aquellas vivencias o situaciones que te provocaron dolor y siente las emociones que surgen en ti.

¿Qué sientes?

¿En qué parte de tu cuerpo lo sientes?

¿Con qué te conecta cada emoción?

Concéntrate en las sensaciones corporales que se despiertan ante tu mirada observadora, deja que caigan tus corazas internas y siente profundamente, aunque duela.

Deja que aflore lo que llevas tanto tiempo escondiendo y negando, hasta el punto que lo olvidaste en un cuarto oscuro dentro de tu corazón. Por ello tu cuerpo ha comenzado a gritar en forma de dolor, cansancio, ansiedad…

Observa cada una de esas emociones que están despertando, aflorando a la superficie y siéntelas profunda e intensamente mientras llevas tu respiración a esa zona.

No camufles lo que sientes, no te distraigas, simplemente RESPIRA Y SIENTE.

Tal vez surja angustia en tu interior, tal vez se intensifique el dolor… No huyas, no tengas miedo, CONFÍA y acepta lo que surja como parte del proceso de sanación, todo eso te está indicando el camino de regreso a ti, a tu esencia. Recuerda que la salida está en el interior.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here