La tradición musical de Barbastro data de siglos, y en este ámbito en la actualidad, atraviesa un momento de extraordinaria actividad recogiendo el testigo de aquellos prestigiosos maestros de antaño.

A finales del siglo XIX y principios del XX, existían en Barbastro unas “orquestinas” como la “Santa Cecilia” y “Ronda del Vero”, con unos maestros músicos que actuaban en todo tipo de celebraciones tanto populares como religiosas, prestigiosos nombres creadores algunos de sagas muy importantes en nuestra ciudad como fueron Bellosta, Gistaín, Gabás, Santamaría, Bruno, Huetas, Ibáñez, etc. Músicos de gran versatilidad que actuaban en bailes y conciertos en los famosos casinos de la época, en el Hotel San Ramón y en el Café París. 

Amenizaban también las sesiones de cine mudo en el antiguo Teatro Principal, inaugurado en 1886, y acompañaban todas las zarzuelas y espectáculos de variedades programados en la época.

Las bandas de música en Barbastro

En las primeras décadas del siglo XX se crearon varias bandas de música, que fueron las mejores academias para los excelentes músicos, que formaron parte de las renombradas orquestas que tuvo nuestra ciudad en las décadas de 1940/50. 

El año 1929 Miguel Bellosta creó la “Banda Municipal Juvenil”, que dirigió con jóvenes barbastrenses. La “Banda de Música del Frente de Juventudes”, se inició en 1940 dirigida por Máximo Villalonga, músico militar que tras una década de muy positiva actividad docente, dio paso en 1950 a la “Banda de Música del Cuartel General Ricardos” dirigida por el también músico militar Heriberto Morera.

De músicos de Banda a orquestas de éxito

Puede afirmarse que de las citadas Bandas, surgió una generación de excelentes músicos que formaron parte de una brillante época en Barbastro de orquestas de alta calidad y mucho renombre, dignas de grabar discos y presentarse en las mejores salas de fiestas de las grandes capitales. Actuaban en verbenas y pistas de baile locales como los casinos “La Unión barbastrense” y “La Peña”, así como también en “La Dalia”, “La Floresta” y la Sociedad Mercantil y Artesana.

Algunas de las orquestas de aquellas décadas de 1940/50 que dieron mucho prestigio a nuestra ciudad fueron entre otras: “Ritmos Jazz”, “Dalia Jazz”, “Club Jazz”, “Montaña” (soldados del Cuartel con Fernando Badía), “Orquesta Lleida”, “Alaska”, “Variedades”, “Astoria”, “Monterrey” y “Wancuver” con sus cantantes Tino y Jesús Labara respectivamente.

Orquestas del Somontano de Barbastro

También en las primeras décadas del pasado siglo, se crearon orquestas en algunas poblaciones de la Comarca de Somontano para amenizar fiestas mayores y actuaciones en escenarios de plazas y bailes, rondas con jotero, conciertos y actos religiosos en iglesias.

Estadilla inicia su muy acreditada tradición musical, cuando Miguel Bellosta a finales de 1925, funda con sus jóvenes alumnos estadillanos la banda “Jazz Band La Carrodilla”. 

Al empezar a actuar en fiestas de pueblos en el año 1930 era tal su éxito, que les llevó a crear dos orquestas entre los componentes y dedicarse a la música profesionalmente.

Estas fueron la “Jazz Columbia”, a la cual 25 años después tuve el honor de pertenecer como cantante, y la “Katiuska”, posteriormente muy famosa también con el nombre de “Casino”, incorporando en los años 50 al cantor melódico Víctor de la Vega.

Ambas agrupaciones con varias décadas de existencia, adquirieron una notable reputación dejando un grato recuerdo allá donde actuaron, por la enorme popularidad que obtuvieron y que merecieron por su calidad artística, actuando durante todo el año por Aragón, Navarra, Cataluña y Sur de Francia.

La población de Fonz ya tuvo en la década de los años 30, una buena Banda de Música con el nombre del pueblo, que actuaba en conciertos, bailes y fiestas. La componían jóvenes de la localidad y de Estadilla y la dirigía Luis Huguet, que posteriormente en el año 1941 fundó la Orquesta “Fonz Íbera”.

Otro grupo de éxito en la época creado también en Fonz en 1948, fue el quinteto “Luz del Plata”.

A partir de 1958, una excelente orquesta compuesta por músicos de los pueblos citados anteriormente, de Barbastro y de Monzón, denominada “Conjunto Klippers” actuaba con mucha frecuencia en fiestas mayores. Unos años después fue el grupo que me acompañó hasta mi debut en la Sala Florida Park de Madrid en 1965, en un buen número de actuaciones, en la SMA y la Sala de baile del Cine Argensola amenizando sesiones de baile y fiestas especiales.

Desde Adahuesca se proyectó hacia toda la provincia a partir del año 1947 con una trayectoria muy relevante, la Orquesta “Nasarre y su ritmo”, dirigida por el profesor Jesús Nasarre. Con más de 25 años de actividad adquirió una notable popularidad siendo una de las más solicitadas en toda la provincia de Huesca para las fiestas mayores. 

Vaya mi sincero homenaje y recuerdo imperecedero, a todos y cada uno de los amigos y compañeros fallecidos de las Bandas y Orquestas citadas en distintas épocas. Inmediatos anteriores a los recientes Gistaín y Gibanel, nos dejaron Tino Trallero, Antonio Sahún, Eugenio Sánchez, Jesús Labara, Fernando Badía y Gerardo Perna.

“Epílogo”

A partir de la década de los años 60, las nuevas tendencias musicales en el mundo influyeron en la creación de nuevos conjuntos modernos, con muy buenos instrumentistas, excelentes presentaciones y espectaculares equipamientos técnicos.

En Barbastro se crearon una serie de grupos de gran calidad, referentes de toda una época, con frecuentes actuaciones en TVE, y varias grabaciones discográficas, entre otros muchos “Los Diapasón”, “IV Dimensión”, “Acento”, etc.

También Estadilla, fiel a su tradición de muy buenos músicos, tiene en la actualidad unos jóvenes valores, que alternan su labor didáctica como profesores e intérpretes en diversos grupos, entre ellos de música de jazz de muy alto nivel profesional. 

 

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here