Ponentes de la jornada.

«Omnia vincit ars?» es el epígrafe interrogativo de las jornadas organizas por UNED que, parafraseando la célebre afirmación del poeta Virgilio, pretende invocar y fijar la atención en un hecho que incumbe a la conciencia del arte como poder transformador de la realidad.

En esta ocasión, se debatió en torno a las interrelaciones sociales, políticas y económicas y el efecto que el arte está teniendo a través, también, de las tecnologías avanzadas.

Éxito en las segundas sesiones de las Jornadas "Omina vincit ars?" de UNED Barbastro

Rosa Martínez González, de la universidad de Zaragoza; Leónidas Martín Saura, de la universidad de Barcelona; Miguel Cereceda Sánchez, de la universidad Autónoma de Madrid; y el artista Ricardo Calero, ponentes de estas sesiones de otoño, desarrollaron las relaciones del arte con las nuevas formas de expresión dentro de las sociedades reticulares y cómo el arte puede constituirse en una eficaz herramienta de denuncia social que transmita valores críticos y éticos capaces de hacernos reflexionar sobre su capacidad transformadora.

Propuestas como la necesidad de una tutela pública opuesta al mercantilismo del capital privado; el regreso a las utopías frente al concepto conclusivo del “fin de la historia”; el arte como herramienta para producir el extrañamiento de la realidad en vez de reproducirla; la “acción directa” como una de las manifestaciones más genuinas y provocadoras del arte; la ruptura entre la realidad y la ficción, es decir, pasar del arte a la vida, fueron algunas de las síntesis que estas jornadas han puesto de manifiesto como muestra inequívoca de los perfiles teóricos y los caracteres prácticos del arte contemporáneo como una aproximación más a cuantas propuestas se encuentran al alcance de la discusión sobre la historiografía, la evolución, la transformación social y la irrupción de las sociedades conectadas, que han modificado sustancialmente los conceptos y la morfología convencionales del arte para reclamar el espacio y el tiempo que les corresponde en el ámbito reticular, en el que, de momento, todo es hipótesis y en el que la virtualidad sustituye a la concreción de los usos expositivos, materiales, museísticos y, por supuesto, estéticos y éticos.

Además, las jornadas tendrán su continuidad el próximo año y darán cabida, principalmente, a la perspectiva del artista como productor y creador, a sus experiencias, deseos y objetivos analizados a partir de sus propias convicciones profesionales y estéticas.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here