animals
Adecco

El sábado pasau me van invitar a unas fiestas. A aquel llugar no habeba estau mai. ¡Buah, qué manera desfrutar! Teniban de tot, como aquí, pero amás, a los d’allí les gustan los animals. Ixo sí que son fiestas. A metat tarde van soltar unas vaquillas per las calles. Las posan con los cuernos apañaus pa que no n’heiga desgustos, y montan unos vallaus con reixas y maderos pa que la chen pueda amagar-se cuan t’enristen.

Los que más me feban reír eran los que iban bebius, perque con ellos la comedia estaba asegurada. Empreñaban a las vacas con tochos pa que los encorresen, pero a más d’uno el pillaban y el vulcaban al suelo. No sé cómo no s’esnucaban, con aquellas candeletas.

Franco Molina
MONZON

Los críos tamé se’l pasaban ben, perque dende encima unos remolques les jodeban bella pedrada, y chugaban a ver quí les encertaba al tozuelo. Anda dardos y tot me va fijar que llevaba uno, pero no era brenca fácil cllavar-les-ne. A la punta d’una avenida llarga que n’hay, los animals jopaban enta las afueras, y allí galeaban per esponals y cequias. Una vaca se va estricallar una pata del tot al saltar per un ferriñal, que anda el ueso se le’n va salir enta fuera del cuero. Los de la organización la van tenir que acuchillar a la fogueta allí mesmo; pa que no sufrise, comentaban.

En cenar, van sacar un toro a la pllaza. Menudo bou; ixe sí que feba miedo. Lo primero va ser amorrar-lo con un ramal a un ficocho pa posar-le un collar con campanetas y poder-le pretar fuego a los cuernos. Esto último el van fer atán-le unos fierros ane estaba el encendallo. Una misacha, aduyada per los quintos d’ixe año, va arrimar la fllama cuan entre toz teniban al bicho inmovilizau. Dimpués el van soltar y va encomenzar a dar güeltas y a acometer como un lloco. Las zoquetas se l’esllisaban per las llosas.

Como no se podeba sacar aquel andamiaje, cabeceaba enta toz los laus, total pa no res. ¡Copón, qué animalada! Al haber afllojau las lluminarias y tenir-lo tot medio escuro, encara era más majo. Aquello espurneaba como un fogaril, y yo, que dimpués de lo de las vaquillas ya estaba a tope, tamé m’arrimaba como feban los de demás. Ixo sí, no tanto como ellos, que mia que’n eran de valientes los del llugar. Le momeaban al toro a medio metro, como el que tenise debán a un corderet, pero ya podez contar que’n estaba de furo ixe bicho. Se conoce que las fllamas el feban enrrabiar.

Un misache el va querir torear con una camiseta y, per no medir ben, se le va quedar enganchada a los cuernos. A lo millor era d’estas sintéticas, perque se va encender en un volau y se va posar a arder a la cara del animal. Dimpués, me penso que aquel bicho ya no i veyeba gota, perque iba per aquella pllaza como si tamé estase pifolo, con la llengua fuera, babeán y dan-se tozadas él solo per las parez. ¡Ole, ole!, chilaba la chen, y apllaudiban a los más atrivius. Las ventanas y los balcons rebutiban de grans y menudos. Se sentiba pllorar a un zagal chicot, y el pare le diba que callase, que ya era gran pa tenir miedo.

A la fin, cuan los chovens se’n van cansar de que’l toro ya no los acazase, los encargaus se las van apañar pa que dentrase a un cambión y se va acabar la fiesta. Entonces mo’n van ir a fer choldra per las peñas anda las tantas, y dimpués a almorzar. Cuan retiraba, estaba emocionau de tanto que va rajar, y al chitar-me ya pensaba en tornar al atro año. ¡Qué en teniba de razón mi agüela, cuan m’espllicaba lo majo que era saber-se divertir sin fer mal a nenguno!

gobierno de aragón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here