Ernesto Cáncer
Ernesto Cáncer

Ernesto ¿nos deja algo bueno el  2022?

El 2022 nos deja muchas cosas buenas, sobre todo terminar una situación de pandemia que ha marcado el desarrollo económico de las empresas. El gobierno obligó a cerrar empresas por decreto (luego declarado ilegal)  y algunas empresas ya no volvieron a abrir, ni con la ayuda de los Erte.

Por otro lado, nos ha hecho más fuertes. Hemos aprendido y buscado oportunidades pese a que ha sido un año duro.

Por poner un ejemplo, en mi sector, el cemento es un indicativo a nivel nacional del consumo, ha estado en crecimiento negativo, algún mes en positivo y cierra el 2022 con crecimiento 0, es decir, no se ha vendido más que el año anterior, ello es un claro retroceso. Las reformas son las que nos han salvado el año porque la obra nueva se está convirtiendo en un sector de mucho riesgo dada la inestabilidad de los precios y la falta de mano de obra.

Suerte de las obras de la autovía y la carretera de Benasque que están dando trabajo en el sector de la construcción civil a gran parte de la provincia, (ya veremos qué ocurre cuando se acaben).

¿Qué espera del 2023?

Soy optimista por naturaleza, con lo cual espero que mejore la situación, que se vaya dejando atrás lo vivido. El miedo, que es el mayor freno, creo irá desapareciendo. Para este año 2.023 un deseo: Que las instituciones democráticas transmitan tranquilidad y estabilidad, que es lo que necesitan los mercados,  los ciudadanos, y  a nivel empresarial. Para poder contratar personal, y renovar inversiones, así como para crear nuevas líneas de negocio. Para crecer necesitamos estabilidad y si desde las instituciones políticas no se transmite, tanto a nivel local como nacional, perjudica a todos.

En ese sentido es optimista el dato del aumento del 10% del presupuesto para el 2.023 en Aragón.

¿Qué opina de las medidas que anuncia el gobierno para hacer frente a la inflación?

Hay algo muy preocupante: LA DEUDA PÚBLICA . Se compromete (sobre todo a nivel nacional) antes el GASTO que el ingreso. Me parece que son unos temerarios al anunciar medidas que no saben de dónde van a sacar dinero para pagar. Y cuando la caja no cuadra a sacar nuevos impuestos. En noviembre se llegó a 1.503.799 millones  de euros, un disparate.

Prometer cosas que no se pueden pagar es una locura, es hipotecar a tus hijos, a tus nietos, a las generaciones venideras. Si en  una empresa  actuamos así no duramos ni 5 minutos por ejecutar cosas que no se pueden pagar.

Al final la deuda nos afectará a todos, porque algún día habrá que devolverla, y quizás entonces nos venga mal.

¿Cómo condiciona a su negocio la subida de los precios o la falta de mano de obra?

Por los que afecta directamente, si un comercio no va bien, no va a reformarse, no va a crecer. Los sectores en economía están interconectados. O vamos todos bien o esto no marcha, ahora se llama economía circular lo que toda la vida ha sido SENTIDO COMÚN.

Si hacemos como muchas autonomías que cada uno se preocupa de la suya, estamos apañados.

Respecto a la falta de mano de obra, eso sí que afecta directamente a nuestro sector.

Quizás sucede porque hoy en día no hay educación al respecto. Mucha formación y poca educación. Parece que es más importante que te den una paga que sentirte realizado con un trabajo. Trabajo hay mucho pero, en general, no existe mucho interés.

Albañiles, electricistas, fontaneros, carpinteros, pintores… no hay. Todo lo que vienen a ser gremios artesanales, que necesitan una formación, un contrato de aprendizaje, que tras sus múltiples reformas no se ha conseguido un consenso.

Se debería de dar más importancia a las prácticas con empresas, comercios, etc y así conseguir   un interés por aprender un oficio o una profesión. Si esa  persona ya  no tiene ese interés por un trabajo, nunca va a llegar a maestro en ningún oficio. Necesita invertir tiempo, pasar problemas, afrontar esfuerzos, si no aprende que hay que sacrificarse para conseguir algo, se pierde el poner en valor el esfuerzo y la superación, y es lo que está pasando en muchos sectores.

Recuerda a la película del Titanic, que se estaba hundiendo y la banda de música seguía tocando.  En este sentido, los resultados no son buenos , pero no se cambian las políticas. Se prefiere dar pagas y seguir alimentando el “clientelismo”

¿Qué soluciones plantearía?

Si no enseñamos a los jóvenes que hay que tener valores, que hay que elegir una profesión, si no enseñamos que “el que algo quiere algo le cuesta” no hay futuro. Todo pasa por la educación. También con las empresas, la educación con asociaciones, con padres, con valores. La educación con todos los agentes sociales y políticos, porque todo está implicado.

¿Qué desea o augura para este año?

Deseos de  Paz. Sobre todo social. No se puede poner la televisión sin que te amedrenten con decenas de problemas que ni te van ni te vienen.

Estoy seguro de que cada día se producen miles de noticias POSITIVAS y , de lo que cuentan , el 80/90 % es NEGATIVO. No es normal que se nos “bombardeen” así.

Paz política, porque transmiten estrés e inestabilidad.

 En resumen Paz y amor. ¡¡Y salud!!    FELIZ AÑO

Aquí puedes leer otras entrevistas sobre el 2022 y 2023

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here